18 de mayo de 2013 / 05:43 p.m.

 Monterrey • El espíritu mexicano se hizo presente de principio a fin durante la noche de ayer de la mano de la cantante Lila Downs.

La intérprete se presentó en el Auditorio Banamex ante 2 mil 700 regiomontanos que disfrutaron de su extraordinario show.

Desde temprana hora el público abarrotó las localidades que se pusieron disponibles en el recinto, pues no querían perderse ni un minuto del espectáculo de la oaxaqueña.

En punto de las 21:15, la ganadora del Grammy en el 2013 por su álbum Pecados y Milagros, salió al escenario para de inmediato levantar los ánimos junto a su “Mezcalito”.

Lila sabía perfectamente a lo que venía y dentro de sus planes era cautivar con su estilo y lo logró.

Tan sólo cuatro minutos habían transcurrido después de que se plantó en el escenario, y el público ya daba muestras de que se entregaría por completo a ella y a su música.

La primera parte del show inició con mucho ritmo, al interpretar temas como “Tu cárcel” y “La iguana”, este último en el que aprovechó para bailar imitando los movimientos del reptil.

Junto a ocho músicos, Lila interpretó también algunos temas del cantautor Cuco Sánchez, entre ellos “Cama de piedra” y “Fallaste corazón”, llevándose sonoras ovasiones por su interpretación.

A principios de año Lila Downs fue ganadora del Grammy al mejor álbum, con su trabajo Pecados y Milagros, es por ello que quiso mostrar gran parte del mismo.

Entre los temas de su último álbum que cantó junto a su público se encuentran “Zapata se queda” y “Cucurrucucú”, entre otros.

Su folclor mexicano lo dejó plasmado con la melodía “Cumbia del mole”, levantando a los regios de sus butacas para hacerlos bailar con su ritmo.

Sus 21 años de trayectoria quedaron de manifiesto en esta presentación, y es que logró plasmar sus sentimientos y los de todos los presentes en cada letra.

Con “Cruz de olvido” hizo recordar a la desaparecida Chavela Vargas, desatando fuertes ovaciones.

“Queremos agradecerle a la madre tierra, el maíz por darnos sustento”, dijo para despedirse con su éxito “El palomo del comalito”.

Pero no se podía despedir porque su público estaba inmerso en una dieta llena de ritmos y folclor, por lo que Lila tuvo que complacer hasta cansarlos.

Por vía Twitter el público pidió más y “Un poco más” les dieron, además de “Yo envidio el viento”, pero con el que sin duda dio en el clavo, fue con “El Corrido de Tacha la teibolera”.

Detalles

En el recinto se ocuparon todas las localidades que se pusieron disponibles para el concierto.Lila Downs interpretó la mayoría de los temas incluidos en su disco “Pecados y Milagros”.La intérprete se fue muy ovacionada de Monterrey.

 — ROBERTO REYES