19 de octubre de 2013 / 01:15 p.m.

Muy, pero muy pocas veces, un "simple" encuentro de futbol es tan esperado por un sector definido de la afición.

Después de más de 146 días, Cruz Azul y América vuelven a verse las caras de forma oficial por primera vez desde que ambos protagonizaron la última Final de la Liga MX, más de 3 mil 500 horas de dolor y espera para la afición celeste, sedienta de redención tras aquella dramática definición por el título.

Cementeros y Águilas disputarán este sábado en el Estadio Azul la edición 158 del Clásico Joven, como parte de la fecha 14 del Torneo Apertura 2013, en un compromiso que busca finiquitar algunos cabos sueltos y cuentas pendientes entre estos dos equipos.

Cruz Azul vive bajo la sombra de la última Final, eso es inevitable para propios y extraños.

Los dirigidos por Guillermo Vázquez no han perdido protagonismo en la Liga MX durante los últimos años, aunque el buen nivel de La Máquina es opacado por la dolorosa derrota ante su acérrimo rival en mayo pasado en el Estadio Azteca, encuentro que, inevitablemente, es tema en la semana previa a este cotejo, como lo demuestran las declaraciones del defensa Jair Pereira, quien además puso en entredicho la hegemonía de los azulcrema en el presente torneo: "Realmente ese partido nosotros lo perdimos, no lo ganaron ellos.

Con los equipos que están peleando el torneo, sin menospreciar a los otros, Santos ya le ganó (al América), a León le empató no le pudo ganar". Con esa Final fuera de la ecuación, La Máquina llega a este encuentro con una inercia poco más que aceptable, con tres partidos sin conocer la derrota, dos de ellos con triunfo.

Pero la mala noticia para los de La Noria viene con la lesión de Joao Rojas, resentido tras el encuentro de Ecuador ante Uruguay en las eliminatorias de Conmebol, su aporte se extrañará al frente, sobre todo en el departamento del desequilibrio.

América llega a este encuentro con su temible aura y su historial destructivo en el presente torneo.

Después de ganar el Clásico ante Chivas, las Águilas buscan ahora mantener su ritmo arrollador, incluso después de la pausa en el Apertura por Fecha FIFA.

Los de Miguel Herrera, con solamente una derrota a cuestas en la presente campaña, apuntan a romper todos los récords posibles en los torneos cortos, además de dar cuenta de sus tres rivales más importantes, por lo que los celestes son la última asignatura pendiente en este rubro.

Redacción