28 de junio de 2013 / 12:45 a.m.

El mediocampista Jonathan Espericueta explicó cómo trataran de manejar mañana los nervios y mantener la tranquilidad para que no se desesperen en la búsqueda del resultado: “Hay área de Psicología que nos ha estado ayudando porque nos hemos dado cuenta que en los partidos pasados nos hemos desesperado mucho por no concretar varias jugadas que tenemos, han sido muchas, pero este partido lo tenemos que jugar perfecto y creo que va a ser de la mejor manera y vamos a sacar el resultado”. Referente a cómo encarar a los jugadores de Malí, que físicamente pueden ser más fuertes, Espericueta Escamilla enfatizó: “Pueden ser más altos y fuertes, pero dentro del campo somos once contra once, creo que la calidad y el trabajo en equipo es lo que nos ha caracterizado a nosotros y no vamos a cambiar eso, vamos a estar unidos y no tiene nada que ver la fuerza, ni que sean más rápidos o lo que sea. Nosotros saldremos igual y vamos a ir con todo a disputar cada pelota, que no quede ninguna duda de que podemos ser mejores que ellos”.

El mediocampista mexicano sabe que la presión de mañana es distinta a la vivida horas previas a una Final de Copa del Mundo Sub-17, como sucedió hace dos años: “Esta vez nos toca una situación diferente, aquella era todo a nuestro favor, veníamos con una racha de puras victorias y ahora nos toca lo contrario, venimos de dos derrotas, pero creo que no es presión, es motivación el hecho de una última oportunidad que tenemos, que los compañeros, el Cuerpo Técnico y todos estamos muy motivados, contentos de esta tercera oportunidad, no la vamos a dejar ir, saldremos con todo, son presiones diferentes, ahora es contrario pero vamos a ponerla a nuestro favor”, finalizó el zurdo regiomontano.