Redacción 
24 de julio de 2013 / 10:36 p.m.

 

Monterrey  • El sacerdote acusado de hacer tocamientos a nueve niños del Colegio Sagrado Corazón de Jesús de San Pedro Garza García, fue sentenciado a cinco años de prisión y quedó suspendido por cuatro años para ejercer sus labores eclesiásticas, resolución que le da el derecho de tramitar una condena condicional para continuar en libertad.

Manuel Ramírez García fue notificado este miércoles de la resolución que emitió el juez cuarto de control del nuevo sistema acusatorio, quien además lo condenó a pagar 29 mil pesos como reparación de daño para cubrir el costo de las terapias psicológicas que deben recibir dos de los menores afectados.

La resolución en contra del sacerdote será remitida al juez de ejecución de sentencias en turno para que sea él quien finalmente resuelva la condena condicional solicitada por el acusado, quien además debe someterse por cinco años a un tratamiento psicológico, donde se le indique.

Ramírez García fue notificado de la sentencia durante una audiencia que sólo se prolongó por espacio de 15 minutos y al concluir la misma abandonó de inmediato la sala ubicada en el Palacio de Justicia de Monterrey.