10 de junio de 2013 / 09:51 p.m.

El esloveno Peter Sagan (Cannondale), encabezando un cuarteto de escapados, ganó en un sprint reducido la tercera etapa de la Vuelta a Suiza, disputada entre Montreux y Meiringen, de 203,3 kilómetros, y tras la cuál es nuevo líder el suizo Mathias Frank (BMC), que terminó cuarto.

Sagan ha invertido un tiempo de cuatro horas, 46 minutos y 26 segundos, dando tiempo a un reducido grupo con el portugués Rui Alberto Faria de Costa (Movistar), ganador de la edición de 2012, el checo Roman Kreuziegr (Saxo-Tinkoff) y el citado Frank, que entraron por ese orden.

El hasta hoy líder de la prueba, el australiano Cameron Meyer (Orica), entró a un minuto y cuarenta y ocho segundos del cuarteto de cabeza, con lo que Frank, que empezó la etapa en la tercera posición, a sólo cinco segundos del liderato, ha ascendido a la primera plaza.

La tercera etapa resultó tan dura como accidentada. La malas condiciones climatológicas, con lluvia y una fuerte niebla, unido a la estrechez de las carreteras, ha provocado varias caídas. La más importante de ellas, la ha sufrido el canadiense Ryder Hesjedal (Garmin), que se encontraba en la segunda posición de la general, a tres segundos de Cameron Meyer.

El canadiense, ganador del Giro el pasado año y que en la anterior edición de la prueba suiza se había retirado, se ha visto obligado a abandonar, teniendo además que ser trasladado a un hospital, según ha informado su equipo.

Según ha informado la organización de la prueba helvética, Hesjedal ha sufrido "contusiones" y podría padecer una "conmoción cerebral".

La etapa, con numerosos intentos de fuga ya desde su inicio, ha tenido sin duda su punto clave en la ascensión al único puerto de primera categoría, el Hasliberg, con la cima situada a tan sólo 17 kilómetros de la línea de meta, y cuya dureza se ha visto incrementada por la niebla y un asfalto muy húmedo por la lluvia.

Hasta el inicio de la ascensión, figuraba en cabeza un grupo de catorce corredores, donde no estaba Meyer y que vio como en sus primera rampas ya se rompía hasta terminar con la fuga de Sagan, Rui Costa, Kreuziegr y Mathias Frank.

El cuarteto llegó a adquirir en la ascensión una quincena de segundos, que en la bajada, con curvas muy cerradas y un firme peligroso, aumentó sobre el resto. Así, a 5 kilómetros de la meta, la ventaja ya era de unos 33 segundos.

El buen entendimiento en los relevos de los fugados empezaba a dejar claro que la victoria de etapa se iba a jugar entre ellos, y que el nuevo líder sería Mathias Franck, quien se conformaba con este premio y no iba a disputar el triunfo de la fracción.

Los más activos en busca del triunfo de etapa fueron Sagan y Rui Costa, mostrando el primero de ellos una mayor fuerza en el esprint que le hizo adquirir unos metros de ventaja que le permitieron incluso cruzar la línea de meta con los brazos alzados.

Mathias Frank es ahora el nuevo líder, con 23 segundos de ventaja sobre Kreuziger y 35 en relación a Rui Costa.

En quinta posición, entró el holandés Bauke Mollema (Blanco), a 39 segundos del vencedor.

Mañana, se disputará la cuarta etapa, entre Innertkirchen y Buochs, de 161 kilómetros de recorrido.

EFE