ISRAEL NAVARRO Y ANTONIO VILLEGAS
14 de junio de 2013 / 12:23 a.m.

Villahermosa Centro • El ex tesorero de Tabasco, José Manuel Saiz Pineda, está psicológicamente "impactado" y permanece en un área especial del Centro de Reinserción Social del Estado de Tabasco (CRESET), con el fin de garantizar su seguridad física, luego de su reclusión la noche del domingo, reportó el gobierno estatal.

El gobernador, Arturo Núñez, dijo que el ex secretario de Finanzas no tiene en peligro su vida pues "está en un área donde van ex servidores públicos, ex policías o ex funcionarios que pudieran estar involucrados en delitos y que tienen alguna separación de reos que en algún momento se hubieran podido sentir agraviados por alguno de sus actos".

La víspera, a las diez y media de la noche del miércoles, la juez segundo de Distrito, Adela Lastra Ortíz, le dictó auto de formal prisión, por lo que se espera que pase en el Centro de Readaptación Social, al norte de la capital, al menos un año de proceso.

Milenio pudo saber que dicha área es la de visita conyugal, donde por ejemplo, estuvieron antes los ex directores de la policía estatal, encarcelados por nexos con el crimen organizado en 2007.

Dichas celdas, ubicadas junto a las oficinas administrativas del CRESET, solo son usadas por los internos bajo una programación, pero algunas están disponibles para reos como Saiz Pineda.

De acuerdo con el jefe de Atención Psicológica del penal, Miguel Ángel Ruiz León, las últimas tres evaluaciones psicológicas que se hicieron a Saiz Pineda revelaron que se encuentra “impactado” por el cambio en su vida, tras su reclusión el domingo a las 11 de la noche.

"Está en forma estable pero impactado psicológicamente, lo estamos atendiendo de la misma manera que se atiende a cualquier interno, obviamente él pasa por el mismo proceso, en el momento que la juez requiera vía oficio esa valoración se le enviará", dijo Ruiz.

En declaraciones a la prensa, el psicólogo sostuvo que Saiz actúa "como cualquier persona que ingresa al penal, existe un impacto a nivel anímico, eso es normal dentro de la situación que atraviesa, está estable, no podemos decir que vive alguna situación que lo tenga desmotivado, tiene elementos para afrontarlos, es cuestión de tiempo la adaptación".

Saiz permanece ahora en un penal al que no ayudó a crecer durante los seis años que fue titular de la Secretaría de Finanzas. Incluso, para 2013 no programó recursos para alimentación de los internos en el sistema penitenciario estatal, lo que provocó mítines en varias cárceles.

Esto es posible porque el Presupuesto de Tabasco se aprueba en noviembre de cada año, lo que significa que una administración debe aprobar las partidas del siguiente sexenio, en este caso, el gobierno de Andrés Granier al de Arturo Núñez, que inició hasta el 1 de enero.

El mismo Núñez reclamó que al principio de su administración no le dejaron recursos para los penales, lo que han ido resolviendo a partir de diversas transferencias de dinero. Durante los seis años, tampoco se destinaron recursos para la ampliación del CRESET, con capacidad para mil internos pero con 2 mil de ellos en la actualidad.