8 de enero de 2013 / 11:22 p.m.

Oaxaca • La Secretaría de Vialidad y Transporte (Sevitra) de Oaxaca informó que de los 980 camiones que circulan en la ciudad de Oaxaca, 300 saldrán de circulación, luego de aprobada el incremento de la tarifa del servicio en la capital oaxaqueña.

Entre los acuerdos establecidos con los concesionarios para elevar la tarifa de 5 pesos con 50 centavos a 6 pesos, la dependencia aceptó la renovación de las unidades en un lapso de tres años como parte de la mejoría del servicio público.

Al respecto el titular de la Sevitra, José Antonio Estefan Garfias, aseguró que los acuerdos signados con los transportistas están encaminados a construir un sistema de transporte moderno y sustentable.

Y es que según dijo, será a través del llamado ‘Fondo Oaxaca’ por el cual los empresarios del transporte podrán obtener líneas de crédito hasta por mil millones de pesos para la adquisición de las nuevas unidades de motor.

Por ello enfatizó: “estamos hablando de financiamientos reales, así como de estudios de mejoramiento de rutas y de modernización del parque, que nos permitan conocer la realidad”.

En relación a la autorización del incremento del 9 por ciento en el costo del pasaje, Estefan Garfias justificó que en comparación con otras entidades de la República Mexicana, en Oaxaca se cuenta con tarifas muy bajas.

En tanto la Legislatura Local aprobó por unanimidad un punto de acuerdo para exigir al gobierno oaxaqueño se cancele el aumento de la tarifa, urgiendo un plazo para que se mejore y modernice el parque vehícular, sin embargo el ejecutivo no ha considerado como oficial tal exhorto.

En tanto el alcalde de la ciudad, Luis Ugartechea Begue, llamó a promulgar una ley de transporte para evitar los vicios y la corrupción dentro del sector.

El munícipe demandó a todos los actores políticos y sociales a no politizar el tema del transporte público en un año electoral, dado que los exhortos que se hacen al gobierno estatal en relación al incremento y servicio del transporte público, no solucionarán el problema.

Dijo que la única forma de resolver el tema que ha heredado por los regímenes priistas, es a través de las mesas de trabajo donde se establezcan en claro una Ley del transporte y proyectos como carriles exclusivos o confinado para el transporte público, y estaciones de transferencia para regular el transporte foráneo, evitando que ingresen al centro histórico.

"Los exhortos para nada resuelven los problemas para el ciudadano que gasta más de 40 por ciento de su ingreso en el transporte y ese es el problema", dijo.

Por ello, señaló que de manera urgente la Cámara de Diputados debe concretar una Ley del transporte público para que se regulen tanto las concesiones como el costo del mismo.

Afirmó que una ley del transporte solucionará en el corto plazo la problemática de lo contrario, argumentó, las futuras autoridades seguirán incurriendo en el mismo círculo vicioso, generando discusiones sobre el alza del pasaje y la entrega de concesiones y permisos como instrumento de desfogue social.

Oscar Rodríguez