19 de agosto de 2013 / 09:15 p.m.

Las entradas para la Copa Mundial del 2014 saldrán a la venta el martes y la FIFA espera una demanda parecida a la que hubo en el 2006 en Alemania, si no superior.

Aficionados de todo el mundo podrán solicitar entradas en el portal de la FIFA a partir de las 1000 GMT.

En el 2006 hubo siete solicitudes por cada entrada y más de 3,3 millones de personas presenciaron los partidos.

En Sudáfrica, en el 2010, se vendieron casi 2 millones de entradas al público en general, pero la demanda fue mucho más baja.

"Es difícil pronosticar" lo que sucederá, declaró el lunes el director de márketing de la FIFA Thierry Weil. "Pero estimo que estará más cerca de lo que pasó en Alemania que de Sudáfrica. Creemos que habrá una gran demanda. Veremos qué pasa mañana".

La FIFA espera que haya unos 3,3 millones de entradas disponibles para el torneo, que abarca 64 partidos y se disputa a lo largo de un mes.

Los partidos de la primera ronda costarán de 90 dólares para arriba y las entradas más baratas para la final en el estadio Maracaná de Río de Janeiro costarán 440 dólares. Los brasileños mayores de 60 años, los estudiantes de Brasil y miembros de algunos programas sociales podrán comprar entradas por 15 dólares.

Los aficionados no tienen que apurarse para solicitar entradas ya que el 10 de octubre habrá un sorteo con todas las solicitudes si la demanda supera la oferta, como se pronostica.

La venta de cualquier entrada sobrante comenzará el 5 de noviembre y en este caso sí se entregarán a los primeros en presentarse. El 8 de diciembre comenzará otra etapa de las ventas, cuando ya se sepa con quién jugará cada país y dónde. El torneo comienza en Sao Paulo el 12 de junio.

La venta de entradas sigue un sistema complejo porque el gobierno brasileño exigió que se garantizase una cierta cantidad a los brasileños, lo que obligó a crear una cuarta categoría de entradas. Corroborar que un comprador tiene derecho a una entrada más barata, por otro lado, no hace sino complicar más las cosas.

Casi 800.000 personas asistieron a los partidos de la Copa de las Confederaciones este año. La demanda para ese ensayo con miras al Mundial fue muy superior a la de Sudáfrica e incluso que la de Alemania.

Numerosos brasileños tuvieron problemas para recoger sus entradas y en algunos casos tuvieron que hacer esperas de tres horas en los centros de distribución. Por eso la FIFA está dando la opción de que las entradas sean enviadas por correo, aunque el comprador paga los costos de envío.

El envío por correo no será posible con los aficionados que compran entradas a precio de descuento porque deben demostrar que satisfacen los requisitos para ese tipo de entradas. Estos aficionados deberán presentarse sí o sí a los centros de distribución

Ap