24 de noviembre de 2013 / 02:43 a.m.

El piloto mexicano Esteban Gutiérrez (Sauber) afirmó hoy que comenzar el Gran Premio de Brasil de mañana desde la incómoda decimoctava posición será "un desafío", pero que tanto él como su equipo tendrán que trabajar "con lo que se tiene".

Pese a ser con 14 vueltas el piloto que más giros dio al circuito de Interlagos, tan sólo pudo alcanzar la novena fila en la parrilla de salida, que compartirá con el venezolano de Williams, Pastor Maldonado.

Así, con su registro de un minuto, 27 segundos y 445 milésimas, el mexicano fue eliminado en la primera de las rondas de la serie de clasificación (Q1) y apuntó a la lluvia como el motivo de su crono.

"La pista estaba seca en la primera vuelta, sin embargo cometí un error en la última curva y no fui capaz de recuperar lo que había ganado en los sectores anteriores", explicó Gutiérrez en un comunicado difundido por su escudería suiza.

Después de eso, comenzó "a llover mucho y fue difícil de remontar", continuó el mexicano quien confesó que esta situación fue "decepcionante".

"El coche estaba corriendo bien, tenía un poco de sobreviraje pero eso no debía ser suponer un gran problema" para la conducción, puntualizó Gutiérrez.

La sesión libre y la clasificación de hoy estuvieron marcadas por la intensa lluvia que cayó en Sao Paulo y que obligó a atrasar durante cuarenta minutos la última ronda, así como a que las escuderías tuvieran que cambiar de neumáticos en varias ocasiones.

Con el título de pilotos ya conseguido anticipadamente por el alemán Sebastian Vettel (Red Bull), el Gran Premio de Brasil bajará mañana el telón del Mundial de Fórmula Uno 2013 con una carrera prevista a 71 vueltas, sobre un circuito de 4.309 metros, que se disputará a partir de las 14.00 locales (16.00 GMT).

El propio Vettel conquistó hoy la "pole" y saldrá en la primera fila de la parrilla de partida.

EFE