REDACCIÓN 
8 de junio de 2013 / 04:15 p.m.

Monterrey• José Bernardo Vigil Andrade, alias El Geno, está a punto de salir en libertad luego de que el juez negó la orden de aprehensión por el delito de corrupción de menores.

De acuerdo a una fuente allegada a las investigaciones, el joven de 32 años de edad, quien se encuentra arraigado desde el pasado 9 de mayo, hoy abandonaría la casa de seguridad, aunque existe la posibilidad que se solicite una ampliación de la medida precautoria, pues la negativa de orden fue apelada por el fiscal que integra la averiguación.

Según el vocero, Vigil Andrade iba a ser procesado por los delitos de corrupción de menores y por rapto, el primero a través del sistema de justicia tradicional y el segundo por el nuevo sistema penal acusatorio.

Debido a que el rapto no es considerado un delito grave, la Procuraduría vinculará el proceso al juez de acuerdo a la ley del nuevo sistema penal acusatorio.

Sería el próximo lunes cuando el juez de la causa decida en la audiencia, si El Geno enfrenta el proceso detenido o sujeto a alguna medida disciplinaria que él imponga, que puede ser desde una fianza hasta la vigilancia policiaca para que no se sustraiga de la acción de la justicia.

José Bernardo está acusado de haber enamorado a la menor Ahtziri Aracely, de 14 años de edad, a quien posteriormente raptó el día 20 de abril y 18 días después fueron encontrados en la central de autobuses de Aguscalientes, días después de que ‘los enamorados’ dieron a conocer un video a través de las redes sociales.

El joven fue arraigado, mientras que la menor fue llevada al DIF Capullos, donde fue sometida a una serie de estudios sicológicos solicitados por la Procuraduría, mientras que él quedó a disposición del Centro de Justicia Federal y posteriormente arraigado.

En su declaración, ‘El Geno’ sostuvo que huyeron de Monterrey ante la negativa de la familia de Ahtziri para que continuaran su relación de novios, mientras que ella en su versión exculpó a su ‘novio’ y alegó que ella fue quien lo orilló a que se la llevara.

Sin embargo, aunque la Procuraduría consignó la averiguación por corrupción de menores, el juez consideró que no había elementos suficientes para acreditar dicho delito.