17 de agosto de 2013 / 02:04 p.m.

Luis Rivera invirtió 15 años de su vida para subir al podio de los Mundiales de Atletismo y estar en boca de todo mundo.

Esa presea le cambiará la vida en cuanto a ser una ?gura del deporte mexicano y le representará becas.

"Desde chico comencé con el salto de longitud y fueron mejorando las cosas, hubo una progresión importante, simplemente la disciplina con la que practico y la pasión con la que salto es lo que ha hecho diferencia para llegar hasta donde estoy. Los resultados no son de la noche a la mañana, tengo 15 años en el atletismo y le he dedicado mucho trabajo y esto es un re?ejo", declaró el atleta sonorense.

En 2003, Rivera comenzó a incursionar en competencias nacionales, pero en salto triple, donde no tuvo mucha suerte y solo tuvo actuaciones para el recuerdo personal.

Ya en 2009, el deportista mexicano comenzó en el salto de longitud y en eventos internacionales; sin embargo, Rivera no podía rebasar la barrera de los ocho metros en las competencias realizadas en Estados Unidos. Con disciplina y perseverancia, Luis Rivera ?nalmente consiguió dar el salto para superar esa barrera. Lo hizo el 21 de abril de 2012 en los Relevos de Mount Sac, de Walnut, California, donde logró los 8.22 metros.

Dicha distancia lo mandó a los Juegos Olímpicos de Londres y con ella rompió el récord mexicano que tenía 18 años sin tocar. Así, para Rivera esa fue la fecha que lo puso en el plano internacional, ya que además ese salto lo mandó a las grandes ligas para competir en eventos más importantes como la Liga Diamante.

Los Juegos Olímpicos de Londres fueron un tropiezo para el sonorense, ya que se quedó con una participación para el olvido, luego de marcar una distancia de apenas 7.42 metros.

Pero el mexicano no se estancó y siguió adelante con la intención de hacer historia y aplicar su frase: "inspirar a una generación".

Antes de conseguir el bronce mundial, se colgó el oro en la Universiada de Kazán, Rusia, tras haber hecho el mejor salto de su carrera con 8.46 metros.

Desde ese momento, Rivera se convirtió en la carta fuerte de México para subirse al podio en la justa de Moscú y no falló.

Redacción