ALBERTO SANTOS
27 de agosto de 2013 / 06:07 p.m.

Monterrey • De pie y con una gran ovación que se prolongó por varios minutos, fue como el público de Monterrey recibió al primer actor Ignacio López Tarso durante el homenaje que se le brindó la noche del lunes por parte del Festival Internacional de Cine en Monterrey.

Desafortunadamente el Auditorio San Pedro lució una capacidad menor a la mitad para uno de los eventos más importantes del festival que realiza su novena edición.

 

En esta ocasión los organizadores buscaron a una personalidad que pudiera realizar una entrevista diferente con el actor de talla internacional, por lo cual invitaron a la directora Carla Castañeda, con quien trabajó durante el corto animado “La Noria”.

 

Desafortunadamente esta selección fue equivocada, pues la directora nunca pudo llevar el orden de la entrevista, sus nervios la traicionaron, su voz bajó de nivel, lo que ocasionó que el actor le revelara que no la escuchaba.

 

La charla fue salvada por el mismo Ignacio López Tarso, que con su simpatía y anécdotas, muchas de ellas que tuvo que sacar de la manga para llevar una amena velada.

 

“No te oigo, porque vengo sordo por el viaje y por la edad también”, fue la broma con la cual el actor rompió el hielo.

 

Como si se tratara de una máquina del tiempo, el primer actor mexicano trasladó a todos los asistentes a esos momentos clave que lo ayudaron para forjarse como uno de los mejores actores que ha tenido nuestro país.

 

Una de las sorpresas que más agradó al actor, fue la visita inesperada de su hijo Juan Ignacio Aranda, quien se quedó tras sus funciones de “12 Hombres en Pugna” para acompañar a su padre en tan importante festejo.

 

Después de 30 minutos de entrevista, el turno fue cedido a Juan Manuel González, director del FIC Monterrey; Katzir Meza, y el presidente del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nuevo León.

 

Dentro de los reconocimientos que ofrecieron se pudo contar una estampa del Cerro de la Silla, El Cabrito de Cristal como Icono del Cine Mexicano y el Cabrito de Plata a la trayectoria artística.

 

“Están muy bonitos ambos reconocimientos. Estoy muy emocionado de este día en Monterrey. Los Cabritos estarán en un lugar muy especial en mi casa”, comentó el actor al término del homenaje en una entrevista en su camerino.

 

El público se quedó disfrutando de la proyección de la versión remasterizada de “Macario”, el primer gran proyecto protagónico del actor en el séptimo arte.

 

EL CINE NO LO LLAMA

 

El actor de filmes como “Macario”, “El Hombre de Papel”, “El Gallo de Oro”, entre otras, reveló su gran agradecimiento por los reconocimientos entregados por parte de FIC de Monterrey a una faceta de su carrera que desde hace varios años ya no ha sido valorado por los nuevos cineastas de México.

 

“Esta es la primera vez que me invitan, para hacer, para comentar, para hablar con gente de cine. Este es el noveno año que se realiza con mucho éxito este festival, que ya tiene el reconocimiento internacional y por primera vez en nueve años me invitan”, comentó el actor durante la conferencia de prensa que ofreció la tarde del lunes.

 

“En verdad yo estoy casi retirado del cine, porque el teatro ocupa todo mi tiempo, porque el tiempo que me queda lo ocupo en la televisión y el cine no me ha llamado; es decir, no me ha necesitado en este siglo XXI”, fueron las palabras con las que comenzó la conferencia de prensa el actor.

 

Ignacio López Tarso realizó el siglo pasado 50 películas, entre ellas muchas que se convirtieron en ganadoras de importantes festivales del cine a nivel internacional, además de revelar que sus trabajos eran tan redituables en el país, que se quedaban por largas temporadas en los cines para darle cabida a la demanda del público.

 

Ahora el actor reveló que de aquella imponente industria que puso en alto el nombre de México en todo el mundo poco queda y sólo son algunas “llamaradas de petates” que logran hacer un poco de sombra a los proyectos americanos.

 

“El cine mexicano ya no es la gran industria que fue hace unos años atrás, fue tan grande y tan poderosa que trajo muchas divisas. Mucho dinero metió al país”.