23 de febrero de 2013 / 03:44 p.m.

Monterrey • El vehículo dio varias vueltas y finalizó destrozado en el estacionamiento de una funeraria en la colonia Revolución.

Era ya la media noche y los menores Víctor de 16 y Eduardo de 17, se dirigían a su domicilio, después de haber asistido a una fiesta en la colonia Las Águilas, en el municipio de Guadalupe.

Iban a bordo de un automóvil Malibu en color blanco con las placas SNS 7309 y detrás de ellos viajaba otro grupo de amigos en un vehículo Mustang.

Al llegar al retorno que se encuentra sobre la avenida Revolución a la altura de la privada Los Remates, Eduardo, quien iba al volante del Malibu, se descontroló al ver que un tráiler pasaba cerca de ellos.

Esto hizo que pisara el acelerador a fondo, al momento que entraba al retorno por lo que el automóvil sin control alguno, se fue directo al estacionamiento de la funeraria, donde quedó volcado y completamente destrozado.

Los amigos que viajaban detrás de ellos, detuvieron su marcha para auxiliar a los ocupantes del vehículo accidentado y solicitaron la presencia de una ambulancia de la Cruz Verde de Monterrey.

A pesar de que presentaban golpes de consideración, ambos menores de edad se negaron a ser trasladados a un hospital, púes manifestaban que se encontraban bien.

Los empleados de la funeraria salieron para ver lo sucedido y se sorprendieron al ver las condiciones en las que había terminado el vehículo.

FRANCISCO JAVIER CANTÚ