15 de febrero de 2013 / 02:18 p.m.

 Los habitantes de la calle Puerto México, colonia Roma Sur, en la Ciudad de México, nunca imaginaron que un conflicto entre dos de sus vecinos se complicaría hasta la muerte.

“"El problema entre Manuel Martínez Romero y Roberto Álvaro Buenfil Piña comenzó hace seis años, cuando el ingeniero Martínez decidió edificar dos pisos más en su casa, lo que produjo que el señor Buenfil se molestara por el ruido que hacían los albañiles”", recordó Manuel González Díaz, abogado de Martínez, quien está preso en el Reclusorio Norte.

Las agresiones y las amenazas de muerte aumentaron. El 31 de mayo de 2006, el ingeniero Martínez, harto de la violencia en su contra, denunció por primera vez a su vecino Álvaro Buenfil ante el MP.

"“Varias veces, el señor Buenfil amenazó de muerte a mi cliente y detonó su pistola contra la casa y los autos del ingeniero, durante cinco años se repitieron las agresiones”", señaló el abogado.

Las denuncias fueron por amenazas de muerte, extorsión y daños a propiedad ajena.

"“La última denuncia se presentó 20 días antes del enfrentamiento donde Buenfil perdió la vida. Si la PGJDF hubiera tomado cartas en el asunto se hubiera evitado una muerte"”, señaló la defensa.

Según cuatro testigos y la averiguación previa: FCH/CUH-7/T1/2318/11-07, el 30 de julio de 2011, Buenfil Piña entró armado a la casa de Martínez, se enfrentaron y durante el forcejeo se detonó un arma.

"“El ingeniero Manuel se defendió y entre el forcejeo, se dieron las dos detonaciones que mataron al señor Buenfil. Fue un accidente"”, aseguró Rubén Uriel Méndez, trabajador del ingeniero que atestiguó el incidente.

El pasado 31 de octubre fue sentenciado a 20 años de prisión por homicidio calificado, pero el Tribunal Superior de Justicia del DF halló anomalías en el proceso y ordenó realizar una reconstrucción de hechos. MILENIO fue testigo de la inspección judicial.

Escena del crimen

Ayer más de 10 elementos de la policía capitalina y siete custodios vigilaron a Manuel Martínez, quien después de año y medio volvió a entrar a su casa para recrear los hechos donde murió su vecino. Esposado, el acusado de homicidio calificado llegó con su uniforme y un chaleco antibalas y dijo: “Abrí la puerta y entré con mi hija a la casa, entonces sentí un golpe en la espalda, di la vuelta y el señor Buenfil me volvió a golpear, solté a mi niña y caí”, explicó Martínez a Diana Ivonne Carmona, juez 43 penal del DF.

“"Sacó la pistola, me apuntó y me dijo: ‘Ahora sí, cabrón, te va a llevar la chingada, te voy a matar, muerto el perro se acabó la rabia, me voy a quedar con tu casa, tu esposa, tus coches y tu hija’", narró Martínez.

"“Me incorporé y le doblé la mano a mi agresor, ahí se dio la primera detonación, tras el primer impacto el señor Buenfil giró sin soltar el arma, continuó el forcejeo y la pistola se volvió a disparar, en ese momento soltó el arma y corrió hacia la calle"", narró el ingeniero.

Corrió algunos metros y cayó frente a su casa. “"Ahí, en la calle, fue encontrado sin vida. A mi cliente lo acusan de homicidio calificado”".

En dos meses aproximadamente, se dictará la sentencia definitiva, que podría ratificar los 20 años de cárcel o dejar libre a Manuel Martínez, si la juez considera que el homicidio fue en legítima defensa.

— MARCO ANTONIO CORONEL