29 de mayo de 2013 / 10:39 p.m.

Monterrey.- • El acoso que sufren en la actualidad niños, jóvenes y adultos a través de las redes sociales, mejor conocido como ciberbullying, ya es un delito y en cuestión de horas comenzará a ser sancionado en Nuevo León.

Sin embargo, algunos diputados advirtieron que la redacción del delito deja abierta la posibilidad de coartar la libertad de expresión e incluso a la prensa, y las altas penas que se pretendieron imponer y que al final fueron reducidas.

Este miércoles, los diputados locales aprobaron en comisiones y, posteriormente, en pleno la tipificación del delito de ciberbullying y del sexting, dentro del delito de difamación y se impusieron sanciones que inicialmente serán de multa de cien a mil cuotas y trabajo comunitario, pero en caso de reincidencia podrían llegar hasta la cárcel.

El presidente de la Comisión de Justicia y Seguridad, Francisco Cienfuegos explicó en entrevista que, al final, se añadió un artículo Bis al 345 del Código Penal del Estado que habla sobre la difamación.

"También se considera difamación a quien utilice cualquier medio electrónico para difundir, revelar, ceder o transmitir una o más imágenes, grabaciones audiovisuales o texto para causarle a una o varias personas la deshonra, descrédito, perjuicio o exponerla al desprecio de alguien".

Sin embargo, en la discusión el diputado local del PRD, Eduardo Arguijo Baldenegro, advirtió que la reforma es “moralista” y con tintes de “derecha extrema” y pondría en riesgo la libertad de expresión.

De igual manera los diputados de Nueva Alianza, Juan Antonio Rodríguez y María Dolores Leal, así como el líder de la fracción legislativa del PT, Guadalupe Rodríguez, se quejaron de las altas sanciones que se estaban solicitando, ya que inicialmente se establecieron como penas únicamente la cárcel de tres a cinco años.

Por ello, el líder de la fracción legislativa del PRI, Edgar Romo, presentó una reserva y pidió una modificación para bajar las penas y que, al final, fueran de multa de cien a mil cuotas y trabajo comunitario y solo en caso de reincidencia las penas pudieran ser de uno a dos años de cárcel.

REYNALDO OCHOA