30 de octubre de 2013 / 02:28 a.m.

La agencia libre y el mantener sanas las finanzas de los equipos provocan muchos cambios año con año en los rosters, pero, ¿cómo es posible que los Cardenales de San Luis estén jugando su segunda Serie Mundial en tres años solo con siete peloteros de 2011?

"Mucho crédito para nuestros scouts y, obviamente, para el sistema de Ligas Menores. Ellos tienen un plan donde buscan llevarnos a una meta", mencionó Mike Matheny, manejador de los Cardenales.

"La filosofía del equipo es tener jóvenes que estén listos para este nivel, y eso es lo que tenemos. Un ejemplo de eso es Michael Wacha. ¿Cuántos jóvenes salen de la universidad y 18 meses después están lanzando en una Serie Mundial con total autoridad?", apuntó.

En 2011, San Luis fue campeón de Grandes Ligas basado en un equipo experimentado, pero los cambios naturales que se dan en los rosters o las lesiones provocaron que nombres como Chris Carpenter, Mitchell Boggs, Octavio Dotel, Ryan Franklin, Kyle Lohse, Rafael Furcal, Albert Pujols o Lance Berkman no estén más.

Los Cardenales tuvieron un roster con 25 años de edad promedio, y al inicio no parecían tener etiqueta de contendientes, pero en el diamante se ganaron ese derecho, terminando como la mejor escuadra de la Liga Nacional.

"Estaban muy emocionados por ponerse los spikes y saltar al diamante, ya queríamos que probaran lo que significa estar en una Serie Mundial, y han hecho un gran trabajo", dijo Matheny.

Los Cardenales ocuparon el sitio 11 en la lista de las nóminas más alta de la MLB, con 116 millones de dólares, y la labor gerencial y el gran trabajo de scouteo les ayudaron a que la juventud no fuera una barrera para aspirar a ser campeones.

"Una de las piezas más importantes para armar un rompecabezas como este, y que tenga éxito, es que tenemos una cultura especial con nuestros veteranos, que otros equipos no tienen", completó.

Gracias a su filosofía de trabajo, los Cardenales se convirtieron en el primer equipo en la historia en utilizar a cinco pitchers de 25 años o menos en un mismo encuentro, fue en el tercer duelo de la Serie Mundial, que ganaron por pizarra de 5-4.

Miguel Boada Nájera