11 de diciembre de 2013 / 01:06 a.m.

El seleccionador brasileño, Luiz Felipe Scolari, afirmó que los hechos de violencia que empañaron la última jornada de liga del Campeonato Brasileño "no van a interferir en la realización de la Copa del Mundo 2014", informaron hoy medios locales."Fue un hecho aislado que no mancha la Copa que vamos a realizar", afirmó el entrenador la noche del lunes en Fortaleza, en el estado brasileño de Ceará, en declaraciones recogidas hoy por la brasileña Agencia Brasil.Scolari condenó la violencia desatada durante el encuentro disputado entre el Atlético Paranaense y el Vasco da Gama el pasado domingo y pidió "castigo" para los responsables."Fue una acción de vándalos que merece todo el castigo que el Estatuto del Hincha exige", añadió.El incidente se registró en el estadio Arena de Joinville en un partido decisivo para ambos equipos debido a que el Paranaense necesitaba ganar para clasificarse a la Copa Libertadores y el Vasco da Gama también, pero para huir del descenso a la Segunda División.Para 'Felipão', el enfrentamiento, que se saldó con cuatro personas heridas y tres detenidos, "fue un hecho lamentable", "una tragedia que no puede volverse a repetir" y afirmó que las personas involucradas en la pelea son "antihinchas"."No pueden ser más considerados hinchas", subrayó antes de recibir un título el título "Ciudadano de Fortaleza".Ayer, el secretario extraordinario de Seguridad para los Grandes Eventos del Ministerio de Justicia de Brasil, André Augusto Passo Rodrigues, afirmó que las grescas violentas como la protagonizada el domingo son poco probables en los estadios que serán usados para el Mundial 2014.

AGENCIAS