18 de septiembre de 2013 / 01:02 a.m.

El arquero Alfredo Talavera todavía disfruta la felicidad que sintió al convertir en gol un tiro penal y que permitió a Toluca evitar la derrota ante Puebla en la Liga Mexicana, pero ahora está enfocado en la Concachampions.

"Es mi primer gol y esperemos que sea el primero de muchos, si Dios quiere, y como sea, hay que ayudar al equipo, estando en la portería y contribuyendo, convirtiendo un penal, qué mejor que sea así", expresó aquí, con motivo del encuentro ante el Caledonia.

Haberse adueñado del balón y haber ejecutado un potente disparo como un temible artillero, no es obra de la casualidad, porque eso lo ha obsesionado por tiempo.

"Los he estado practicando, no de ahora, sino de mucho tiempo, y cuando te dan la oportunidad, te dan la confianza, creo que lo haces con mayor seguridad, así que como esta oportunidad se presentan muy pocas y hay que aprovecharlas", explicó.

Agregó que "cuando todo mundo está ahí, discutiendo con el árbitro o tratando de distraer al que va a tirar, es cuando llego, justo en el momento, tomo el balón y ya casi nadie está en el área".

Por eso recordó que "las cosas que hago como portero es distraer al jugador, y ya teniendo esa experiencia, yo trataba de evitar esa situación, de que se juntaran, de que me hablaran, son estrategias que uno tiene y hasta la fecha, sí me han salido".

De la ejecución que hizo comentó que "fue fuerte, con dirección un poco al centro, pero creo que en esos momentos y como estaba la cancha, las condiciones creo que no era tan viable tratar de colocarlo, era asegurarlo, salió y eso nos sirvió para el empate".

Su primer gol en la Primera División no fue casualidad, porque le pega bien el esférico, como aquel disparo que le hizo al Salamanca en la Liga de Ascenso, cuando jugaba para el equipo de Chivas de Guadalajara de esa categoría.

"Fue un tiro libre, cuando estaba en Chivas, y como esta vez que me dieron la oportunidad de cobrarlo, también en aquella ocasión me dieron la oportunidad de tirar".

Esa vez "fui convencido y con toda la confianza porque ya lo había hecho, entonces era cuestión de que lo que había hecho en el entrenamiento trasladarlo al partido y en ese momento, me salió".

Ahora está aquí para ayudar a Diablos Rojos en su victoria ante Caledonia, en la Liga de Campeonato de la Concacaf. "Ya estamos en Trinidad y Tobago después de un viaje pesadito, pero al final de cuentas llegamos, estamos bien y listos para preparar el partido".

Notimex