29 de octubre de 2013 / 05:19 a.m.

En la última jugada del partido se definió la victoria de los 'Hawks', los cuales están teniendo su mejor arranque de temporada al tener una marca de 7-1.

 

Russell Wilson lanzó dos pases de anotación a Golden Tate y los Seahawks de Seattle se defendieron con uñas y dientes en el último minuto para vencer 14-9 a los Rams de San Luis, el lunes por la noche.

Así, los Seahawks completaron una noche triste para los aficionados de San Luis. De manera simultánea y también en el centro de la ciudad, los Cardenales cayeron en la jornada 3-1 ante los Medias Rojas de Boston, que tomaron así una ventaja de 3-2 en la Serie Mundial.

Los Seahawks (7-1), que están teniendo el mejor comienzo de campaña en la historia de la franquicia, se vieron obligados a despejar con más de cinco minutos restantes en el encuentro, pero lograron acorralar a San Luis en la yarda tres.

El quarterback sustituto Kellen Clemens, quien fue el titular en lugar del lesionado Sam Bradford, guió serenamente a los Rams (3-5) hasta la yarda uno de Seattle, pero Daryl Richardson fue detenido en tercera oportunidad y Clemens lanzó un pase incompleto en el cuarto down, mientras el tiempo se agotaba.

"La defensiva hizo un trabajo tremendo, al detenerlos ahí", dijo Wilson.

Seattle ganó pese a lograr apenas 135 yardas totales, incluidas 80 en el segundo pase de touchdown de Wilson a Tate. Además, Wilson fue capturado siete veces, la mayor cifra en su carrera.

"La línea defensiva hizo buenas jugadas", dijo Wilson. "Tenemos que encontrar una forma de frenarlos".

La Serie Mundial sin duda estaba en la mente de buena parte de los aficionados en el Edward Jones Dome, al que acudieron 55.966 espectadores, una cifra menor que la habitual. Muchos aficionados vestían prendas de los Cardenales, y los mejores momentos del juego de béisbol se mostraron en la pantalla gigante.

Los Medias Rojas amarraron el triunfo antes de que los Rams emprendieran su último ataque. Al naufragar éste, se coronó la noche aciaga de San Luis.

AP