3 de diciembre de 2013 / 09:14 p.m.

Después de la gran exhibición mostrada la noche del lunes al apalear a los Santos de Nueva Orleans, quedó confirmado que más allá de su marca (11-1), en este momento el mejor equipo en la NFL son los Halcones Marinos de Seattle.

Y es que la manera en que ejecutaron a la ofensiva y la forma en que su defensiva maniató a una de los mejores ataques del circuito, puso de manifiesto y ratificó que a los dirigidos por Pete Carroll no les duele nada, y si para mí ya eran contendientes, de una vez váyanles reservando su lugar el 2 de febrero en Nueva Jersey, pues ellos van a ser el conjunto que represente a la Conferencia Nacional en el Super Bowl, y ¿saben qué? Lo van a ganar.

Con la victoria del lunes se convirtieron en el primer equipo calificado oficialmente a los playoffs, y se situaron a un triunfo, quizás dos, de amarrar el número uno en la siembra de la NFC, con lo que díganme quién va a ser el guapo que les va a ganar en la postemporada en su casa, donde por cierto los apoya una de las aficiones más ruidosas de la Liga y que en eso de las cosas que no le importan a nadie impuso en el duelo contra los Saints un Récord Guinness al registrar un ruido de 137.6 decibeles en un evento deportivo al aire libre.

Al principio de la campaña dije que Seattle y San Francisco jugarían el Juego de Campeonato de la Nacional, obvio los Seahawks van a estar ahí, los 49ers no lo sé. Y si así sucediera, les comparto un dato, en los dos últimos enfrentamientos entre estas escuadras (se miden otra vez el domingo en San Francisco), los Halcones Marinos han ganado los dos desafíos por un combinado de ¡71-16!

Si no es San Francisco, ¿será Carolina? Jugando a un muy bajo nivel, comparado al del lunes, Seattle ya les ganó en su casa en la Semana 1. ¿Nueva Orleans se reagrupará y les dará batalla? Tal vez.

Por lo pronto, volviendo al partido del lunes por la noche, Seattle arrasó a los Santos en yardas totales, 429 a 188 (la cifra más baja de NO desde 2001), mientras que la defensiva limitó al explosivo Drew Brees en 147 yardas en 38 pases lanzados. De hecho, el quarterback de Nueva Orleans únicamente completó tres envíos de más de 10 yardas.

¿Quieren más datos de la defensiva de los Seahawks? Nueva Orleans, que impuso marca de primeros y dieces en un juego en la historia de la Liga recientemente ante Dallas, el lunes apenas consiguió 12.

Y al ataque hay que darle su crédito a Russell Wilson, un jugador que no comete errores, ejecuta muy bien, corre el balón y hace buenos engaños. Contra los Santos terminó con 310 yardas y 3 pases de anotación. Junto a él aparece Marshawn Lynch, La Bestia, que aunque tuvo un partido discreto, es conocida su explosividad.

¿Y qué acaso no le duele nada a este equipo? Sí, comete muchos castigos, la intensidad de su juego ocasiona que se excedan en la rudeza y les marquen varias faltas personales, lo cual en momento clave les puede pesar, y es algo que Carroll debe corregir.

Y para rematar, si Wilson hizo su chamba, y la defensiva volvió a lucir, pero el juego está empatado o muy cerrado, está Steven Hauschka, quien sólo ha fallado un gol de campo en toda la temporada.

Así que señores Fox (John) y Belichick (Bill), más vale que vayan estudiando y revisando los videos de los Seahawks, para ver si les encuentran algún lado flaco, de lo contrario, van a pagar los platos rotos en el Super Bowl.

Luis Enrique Gutiérrez