29 de septiembre de 2014 / 04:24 p.m.

México.- "¿Tienen fotos de Diana Hernández?", "YA SUBAN FOTOS DE DIANA H",2 YO TENGO FOTOS DE DIANA HERNÁNDEZ", uno tras otro, Diana H, una preparatoriana de un colegio de la Colonia del Valle, leyó los comentarios anónimos con su nombre.

Algunos fueron halagadores "Diana H* está bien buena" otros agresivos "Diana H es una zorra" pero los últimos, los de las fotos, le revolvieron el estómago. Porque éstas existen, el ex novio de Diana las tomó hace dos años y amenazó con publicarlas en Twitter. En ese momento no lo hizo, pero una nueva plataforma anónima podría permitírselo.

Cuando sus padres se enteraron pensaban presentar una denuncia por pornografía infantil. Hace dos años su hija tenía 16 años. Los posibles cargos detuvieron al joven, pero Diana no está tranquila. Todos los días se teme que el siguiente mensaje en Whatsapp que reciba, sea de su amiga Marina con el aviso: Subieron tus fotos a Secret.

Secret es una aplicación que permite compartir textos, fotos o encuestas de manera anónima con los contactos de Facebook y de la agenda telefónica. Los posts con más corazones ­ como los "likes" de Facebook­ aparecen en la pestaña "Explore" junto con publicaciones de personas cercanas a tu localización.

La versión para iOS debutó en la App Store en enero de este año, un poco más tarde, en mayo, estaba disponible para Android. En poco más de seis meses, se convirtió en la más descargada en México, de acuerdo a la herramienta de análisis de descargas App Annie. En julio, a lo largo de todo agosto y los primeros días de septiembre, permaneció en el Top 5 de descargas del país.

En agosto, #Secret fue Trending Topic en Monterrey. Los usuarios regiomontanos usaron la aplicación para publicar fotos de chicas desnudas, revelar detalles sexuales, infidelidades propias y ajenas usando nombres completos. En cuestión de horas, la plataforma se llenó de mensajes como "gracias Secret por ocasionar problemas con mi pareja".

Liza Durón, estratega digital de una agencia de relaciones públicas de Monterrey, que dio seguimiento al boom de Secret en su ciudad cuenta que tomo empezó una semana antes del inicio de clases, los principales usuarios eran estudiantes de prepa y universidad de San Pedro, un municipio rico, en la zona metropolitana.

"Se convirtió en un juego en el que le escondían la cabeza a la chica y si juntaban arriba de cierta cantidad de likes publicaban la foto completa, el nombre, su escuela e incluso su cuenta de Facebook. Así cacharon a varios infieles, con fotos de pantalla de conversaciones o las mismas fotos. Los novios dejaban comentarios como ¿a quién le mandaste eso, zorra?", cuenta Durón.

María Santos, bloguera de San Pedro, presentó una denuncia y el caso se volvió viral en Monterrey. "Yo hice mi parte poniendo denuncia en el Ministerio Público para que investiguen el app, pues la pornografía infantil es un delito que se persigue de oficio", escribió en su blog.

El concepto de Secret no es único, también existe Yik Yak, una aplicación con un diseño parecido a Twitter en la que a través del número telefónico es posible rastrear lo que otros usuarios publican sobre una persona. Yik Yak se popularizó en escuelas de Estados Unidos, por rumores y comentarios hirientes entre compañeros. Profesores y padres de familia se quejaron con la compañía, y ahora la app se bloquea si es utilizada dentro de escuelas públicas.

Pero la popularidad de Secret no empezó entre adolescentes, sino entre profesionales de Silicon Valley. Una semana después del lanzamiento, la comunidad del hub tecnológico se apropió de la plataforma con publicaciones en contra de CEOs, información confidencial de start ups, infidelidades y preferencias sexuales escondidas.

Un mes más tarde, los fundadores de la compañía anunciaron la inversión que recibieron de Google Ventures y el actor Ashton Kutcher ­entre otros­ de 8.6 millones de dólares. En julio, Secret Inc recibió una segunda inversión por 25 millones de dólares, que de acuerdo al New York Times, valoró a la compañía en 100 millones de dólares.

La app ha sido cuestionada porque hace más fácil el cyber bullying. Durante su aparición en el festival de arte y tecnología South by Southwest (SXSW) David Byttow, el fundador aseguró que la compañía ha tomado medidas para prevenir su mal uso, una de ellas fue retirar la función de publicar fotos de archivo, ahora sólo pueden compartirse imágenes tomadas al instante.

El caso de Monterrey sólo hizo a Secret más popular. En el Distrito Federal empezó la moda en las escuelas, incluida la de Diana H. "Hace como un mes me enteré de la app, me dijeron que estaban subiendo los chismes de la escuela" dice Marina, compañera de Diana. A las pocas semanas, empezaron a circular links al servicio de almacenaje en la nube Dropbox con carpetas repletas de fotos de sus compañeras y de chicas de otras escuelas en variedad de posiciones sugestivas. "Una vez que las fotos se propagan nunca te quitan la etiqueta, hay gente que no las conoce y aún así las tachan de putas” dice Marina".

Las amigas de Marina eliminaron la app de su celular, para dejar de ver publicaciones sobre gente de su escuela o encontrarse con sus nombres. Pero ella no. Ahora su función es mantenerlas al tanto de lo que pasa. Las actualizaciones de su cuenta son frenéticas. Cada cinco minutos aparecen alrededor de 10 publicaciones, la mayoría de ellas de índole sexual. "30