6 de febrero de 2013 / 03:37 p.m.

Rodolfo Gómez Acosta señala que se invirtió en la campaña de comunicación para reclutar elementos de Fuerza Civil.

 

Monterrey.- El incremento en el gasto corriente de algunas dependencias de Gobierno tiene que ver con los gastos asociados a la seguridad en el reclutamiento de Fuerza Civil, tanto dentro como fuera de la entidad, justificó el secretario de Finanzas y tesorero general del Estado, Rodolfo Gómez Acosta.

Explicó que no todo fueron sueldos y salarios al momento de disparar este rubro, y se refirió a egresos asociados para llevar a cabo distintos proyectos en el área de seguridad, así como en el tema educativo.

“"Pero no sólo es lo que implica sueldos y salarios, sino cómo este gasto corriente de alguna manera genera una inercia, que son gastos asociados al gasto corriente que también se reflejan, como lo comentábamos en cuanto al gasto de Comunicación Social.

“"La inversión realizada en algunas campañas de comunicación, como la de Fuerza Civil, para el reclutamiento, tiene un impacto asociado a todo lo que es el reclutamiento de Policía certificada que tenemos en el estado.

“"Cada renglón perse implica gasto corriente asociado, incluso gasto de inversión, es lo que llamamos gasto inercial”", dijo.

Gómez Acosta señaló que gran parte de esta situación se verá combatida con la reorganización presupuestal que se está realizando hacia el interior de la administración estatal.

Señaló que se ha avanzado en la parte de ingresos para recomponer el desbalance fiscal existente, pero la reconfiguración administrativa también trae consigo gastos.

Luego de que trascendiera que la Secretaría General de Gobierno se encuentra entre las tres más excedidas en gastos durante 2012, el funcionario estatal explicó que este rubro y también los contratos para maestros en la Secretaría de Educación generaron este abultamiento en los egresos.

“"Hay una serie de temas que tienen y factores que tienen que ver un reflejo en el rubro de gasto corriente, pero también en la inversión, en donde hemos apuntado a lo que hemos venido haciendo. Cuando diseñamos el programa de reordenamiento, presentamos una relación de cuáles son las presiones de gastos estructurales y coyunturales más fuertes del estado.

“"Apuntábamos en particular la carga educativa y con lo que el gasto en educación implica para las arcas estatales"”, dijo.

Explicó que la revisión contractual que se llevó a cabo con maestros en el estado, debido a los ajustes de contratos colectivos, les generó una presión económica importante de 6.1 por ciento de incremento.

Como último punto, señaló que existe un renglón más en el que pega directamente al gasto corriente y tiene que ver con el incremento al servicio de la deuda, y es por ello que se trabaja ya en la reestructura.

DANIELA MENDOZA LUNA