24 de noviembre de 2013 / 01:31 p.m.

Monterrey.- Atado de manos y con al menos tres impactos de bala terminó un joven tras ser asesinado en la colonia Nuevo Repueblo en Monterrey, la tarde de este sábado.

Se presume que el hombre de entre 18 a 25 años de edad, había sido secuestrado por la forma en la que se encontraba.

Los hechos se registraron minutos antes de las 18:30 horas, en la calle Juventino Rosas, casi en su cruce con Tepic, metros antes de la avenida Morones Prieto.

Trascendió que el joven fue bajado de un vehículo y sus agresores terminaron por asesinarlo, pues recibió un impacto de bala en la cabeza y dos más en el resto del cuerpo.

Vecinos del sector mencionaron que una vez que vieron al joven herido en la calle, dieron aviso a elementos de Fuerza Civil, quienes a su vez llamaron a la Cruz Verde.

Sin embargo cuando arribaron los socorristas el sujeto ya no presentaba signos vitales, incluso tuvo exposición de masa encefálica.

El cuerpo fue cubierto por una sábana mientras arribaban los peritos de campo y elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

En el lugar del crimen fueron encontrados al menos ocho casquillos de un arma larga, y los vecinos comentaron que se vieron asustados al escuchar las detonaciones del arma de fuego.

El hoy occiso era de complexión delgada, estatura aproximad de 1.65; vestía sudadera en color gris, pantalón de mezclilla azul y cinto café; además de tenis negros con blanco.

Sin embargo se desconoce si el hombre fue "levantado" en la misma colonia o en otro sector de la ciudad.

Debido a los disparos resultaron algunos vehículos dañados, por ejemplo un Pointer que se encontraba estacionado en la calle privada de Juventino Rosas.

La zona del crimen fue acordonada por los elementos de seguridad mientras se realizaban las indagatorias correspondientes.

Al caer la noche, los peritos encendieron una lámpara pues la zona tiene poca iluminación.

Finalmente la Unidad del Servicio Médico Forense, traslado el cuerpo al Anfiteatro del Hospital Universitario, donde se espera que durante las siguientes horas pueda ser identificado por algún familiar.

MARILÚ OVIEDO