LORENZO ENCINAS
23 de agosto de 2013 / 02:04 p.m.

Monterrey.- • Dentro del marco del congreso La Seguridad y Protección, organizado por la Asociación Mexicana de Profesionales en Prevención de Pérdidas (AMPPPAC), Max Morales, experto en liberación de rehenes, aseveró que en Nuevo León el secuestro ha pegado duro en contra de la sociedad en general, especialmente entre los empresarios.

 

En la conferencia: Tipos de Secuestros y Desapariciones en el Norte del País, Morales dijo que la ciudadanía de Nuevo León y de México en general está padeciendo dos tipos de privación de la libertad, uno relacionado al narcotráfico y otro económico.

 

"Hoy en día el delito del secuestro es más violento y ha crecido más en la parte de los estados fronterizos, antes había cinco o seis estados con una problemática muy enfocada y ese tipo de hechos es lo que la gente no quería, y por lógica, las acciones del crimen organizado, y con ello el secuestro se convirtió en un problema muy serio", dijo Max Morales.

 

Sobre los relacionados con el narco, aseveró, los sicarios buscan cobrar sumas de dinero al secuestrar a integrantes del crimen organizado. En tanto que los económicos las víctimas son generalmente civiles y son cometidos principalmente por "narco policías" que buscan adquirir mayores ingresos.

 

Comento que la cifra negra es muy alta e impide conocer la dimensión real del problema.

 

"Nuevo León es uno de los principales estados de producción industrial y ha sido víctima de los secuestradores, pero en general afirmó que nuestra nación tiene una historia especial en materia de secuestros pues las primeras víctimas fueron los funcionarios públicos.

 

"Posteriormente cambio al binomio empresarios políticos, luego siguió para grandes empresarios, hubo una etapa donde se secuestraban diplomáticos, una vez que se resurge el secuestro, los delincuentes secuestraban grandes empresarios banqueros.

 

"Ahora la tendencia es el secuestrar a mujeres, personas de la tercera edad y sobre todo niños y jóvenes, solo basta recordar la muerte de hijos de empresarios prominentes a manos de sus plagiarios", sostuvo Morales.

 

Lamentó que este tipo de hechos sigan pasando a través de los años.

 

"Ahora estamos en otra administración, y lo que hizo la anterior sobre resultados netos lo mínimo que reconocen son 70 mil muertos y 11 mil desaparecidos, eso no es justo para ningún país, la cuota de sangre de los mexicanos ya la pagamos en la Revolución, y eso es lo mínimo que se reconoce, y la verdad en ese sentido rebasa por mucho la cifra", afirmó el experto en liberación de rehenes.