DAVID MONROY
8 de julio de 2013 / 09:46 p.m.

Cuernavaca • La actividad delictiva de alto impacto como el secuestro, son responsabilidad de "las últimas" piezas que conformaron el cartel de Arturo Beltrán Leyva, y que intentaron quedarse con la hegemonía criminal estatal como fueron los clanes criminales "Los Rojos" y "Guerreros Unidos", aseguró el gobernador de Morelos, Graco Ramírez

En rueda de prensa, donde por quinta semana consecutiva el tema de la seguridad pública fue recurrente, el mandatario destacó que "el descabezamiento" de estos grupos redujo a la mínima expresión el trasiego de droga y de armas en la entidad, sin embargo reiteró que aún quedan algunos jóvenes que intentan mantenerse de delitos como el plagio y el robo de vehículo.

"Hemos descabezado (sic) a los grandes grupos operativos… Las grandes células eran Los Rojos y Los Guerreros Unidos… los desmantelamos y están en la cárcel todos ellos,…. Están detenidos, o bajo proceso…", indicó el mandatario quien añadió que el número de secuestros y de robos de vehículo han crecido debido a que estas células intentan mantenerse ya sin las posibilidades o el material tuvieron impunemente "durante los últimos diez años".

Reconoció que el secuestro se mantiene, aunque matizó que los rescates ya no son los de antes, ahora son de 100 mil o 150 mil pesos debido a que ya no son los "grandes jefes" de los cárteles los que operan, sino aquellos que fueron sus sicarios.

Informó que su administración ha localizado que la mayoría de los criminales que se dedican al secuestro son jóvenes, además de que el gobierno montó una estrategia "para dar con estos muchachos… lamentablemente mucho jóvenes".

"Muchas de estas piezas comenzaron a organizarse" con el fin de ocupar el espacio dejado por el grupo de Beltrán Leyva en 2009, año en que fue abatido por elementos de la Marina Armada de México, durante un operativo realizado en el complejo Altitud, de la colonia Lomas de la Selva, en Cuernavaca, explicó.