16 de mayo de 2013 / 12:00 a.m.

"La Copa del Mundo se jugará en 12 ciudades", afirmó Valcke. "Una de ellas se llama Sao Paulo. Habrá una reunión y arreglaremos la situación. Y con el respaldo... del gobierno, les puedo decir que este estadio estará listo en diciembre de 2013".

La construcción del estadio de Sao Paulo, al igual que muchos proyectos para el Mundial, está retrasada, y un dirigente dijo este mes que no estaría listo para la fecha límite impuesta por la FIFA de diciembre de 2013.

Valcke, de visita en el recientemente renovado estadio Maracaná de Río de Janeiro, expresó confianza en que se cumplirá con el cronograma, y advirtió que no hay alternativa.

"No podemos reducir ningún requisito para la Copa del Mundo", afirmó. "Eso se puede hacer en cualquier otra competencia, excepto en el Mundial. El Mundial es el 99% del sistema de la FIFA. La Copa del Mundo tiene que ser perfecta, la Copa del Mundo es el diamante de la FIFA".

Valcke indicó que la FIFA se reunirá con los organizadores locales y la compañía encargada de la construcción para "llegar a una solución".

Las preguntas sobre los retrasos en Sao Paulo, donde se jugará el partido inaugural del Mundial, coparon la atención en la visita de Valcke al Maracaná. El dirigente contestó al menos cuatro veces a preguntas sobre ese tema, y dijo que tenía que aprender portugués para expresarse mejor.

La Confederaciones, en la que participan ocho equipos, comienza el 15 de junio con el partido entre Brasil y Japón en Brasilia. A un mes de ese torneo, ese estadio acaba de ser terminado y albergará su primer encuentro el sábado.

El segundo partido es el 16 de junio entre México e Italia en el Maracaná. La final es el 30 de junio en el mismo escenario, que fue construido para el Mundial de 1950 y ha sido renovado varias veces desde entonces.

El Maracaná también tendrá sólo una prueba antes de la Confederaciones, un amistoso el 2 de junio entre Brasil e Inglaterra.

"Nos aseguraremos de usar este partido para probar todo lo posible", dijo Valcke. "Tenemos sólo un partido, y lo usaremos como una prueba".

"Como cuando un vehículo sale de una fábrica, hay una persona probando todo. Y eso exactamente pasará el 2 de junio", agregó.

La Confederaciones será la primera oportunidad de Brasil para exhibir sus nuevas instalaciones deportivas y sirve como ensayo para el Mundial de 2014.

AP