26 de marzo de 2013 / 01:36 p.m.

El gobierno federal tiene controlado 80 por ciento de los incendios registrados en Ciudad Valles, San Luis Potosí, y ya no hay población en riesgo.

El coordinador nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, Luis Felipe Puente, dio a conocer que hasta ahora el saldo es de más de 3 mil 950 hectáreas afectadas, un muerto y 350 personas en albergues.

"“En la zona de Ciudad Valles, que era lo que más nos preocupaba, ya está concluido en 80 por ciento. En esta misma semana el tema de San Luis Potosí se irá controlando, tenemos controlados todos los incendios; por la tarde-noche, cuando se incrementan los vientos, obviamente aumenta el riesgo"”, afirmó.

En tanto, el gobernador Fernando Toranzo Fernández informó que subsisten activos 13 incendios en seis municipios de la entidad, aunque destacó que las conflagraciones están en curso de ser controladas.

En la Casa de Gobernadores reportó que en las labores de combate a los incendios han participado 975 brigadistas de distintas dependencias y de las presidencias municipales, así como voluntarios.

El gobierno federal tiene un registro de 2 mil 995 incendios en lo que va del año, y focaliza sus esfuerzos en San Luis Potosí, Veracruz e Hidalgo, donde hay mayores riesgos.

Los incendios del pasado fin de semana en Ciudad Valles se adjudican a la sequía y los fuertes vientos, además de la quema de pastizales para la siembra, por lo que se recomendó a la población evitar prender fuego.

El sábado pasado, la temperatura alcanzó los 56 grados centígrados, lo que se combinó con basura y colillas de cigarro para que pastizales y ganado fueran bañados a fuego vivo.

Prácticamente no quedó nada de dos tráileres y una docena de vehículos, de perros callejeros, de ardillas, venados y vacas. Por eso el gobierno federal y varios gobernadores brindaron apoyo para contener la conflagración en todos los puntos del estado.

Pero al alcalde de Ciudad Valles, Juan José Ortiz, poco o nada le importó, pues prefirió el calor acompañado del mar en Cancún, donde festeja una larga boda.

Para qué molestarse, si el policía municipal realizaba faena de bombero, ya en un pastizal, ya entre las milpas. Pero ni los policías ni los voluntarios y funcionarios federales, estatales y municipales se daban abasto.

El fin de semana el fuego alcanzó alturas hasta de 30 metros en el basurero municipal, y hasta ayer en la noche aún no era posible sofocar fogatas que surgían a lo largo y ancho de las 15 hectáreas que lo conforman.

“"En estos momentos la prioridad número uno es volcar toda la ayuda material y humana en este basurero para evitar que el humo invada la zona urbana que está a menos de 3 kilómetros"”, refirió Ricardo Fermín Pureta Espinoza, director general de la Junta Estatal de Caminos de esta entidad.

Para lograr el objetivo se ha hecho uso de 30 camiones de volteo, una veintena de pipas con agua y varias decenas de trabajadores municipales y de la Comisión Nacional del Agua.

Se han esparcido 12 mil 300 metros cúbicos de tierra y se espera cubrir en cinco días 90 metros más.

 — LILIANA PADILLA, ANTONIO GONZÁLEZ Y RODOLFO MONTE