ISRAEL NAVARRO
25 de agosto de 2013 / 06:10 p.m.

México • Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, informó que de los 122 objetivos de los cárteles que se habían propuesto al principio de la gestión del presidente Peña Nieto han logrado la detención de 60.

"De los 122 objetivos de los cárteles en materia de seguridad que nos habíamos impuesto, y que venían desde la administración pasada para su detención, llevamos 60 detenidos en solo nueve meses. Destacan el líder del cártel del Golfo o el líder de Los Zetas. ¡Ni más ni menos el líder de Los Zetas!", puntualizó.

Al participar en el Seminario de Alineación Estratégica y Gobernanza Eficaz, el funcionario aseguró que de los 60 detenidos, 52 cayeron gracias a labores de inteligencia y coordinación en las que "no se realizó ni un disparo", y en solo seis casos los delincuentes "fueron abatidos".

Destacó las capturas del líder del cártel de Golfo, Mario Armando Ramírez Treviño, El Pelón, y la del fundador de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño, El Z-40.

Incluso, anunció que "mañana (domingo) se dará a conocer (la detención) de uno (capo) muy importante", aunque se negó a revelar el nombre y la organización criminal a la que pertenece, por lo que convocó a los asistentes a "verlo por televisión".

Osorio Chong también dijo que, a diferencia del gobierno de Felipe Calderón, cuando se presentaba con rasgos "aspiracionales" a los delincuentes, ahora se les muestra "sumisos ante la autoridad y replegados ante la acción de la justicia".

"Ahora se dio un giro a lo que veníamos teniendo en comunicación. Se hacía aspiracional la posibilidad de ser uno de esos que presentaban en el periódico, en la televisión o la radio, donde presentaban a un presunto delincuente rodeado de dinero.

"Decían éste era su territorio de responsabilidad, vehículos, armas, con un gran poder a los cuerpos de seguridad, tapados de los rostros, como con miedo. Y no solamente eso. Los presentaban burlándose de la autoridad", lamentó.

Además, criticó la falta de coordinación entre las instituciones de seguridad durante el gobierno de Calderón, que generó incertidumbre en el combate a la criminalidad.

El funcionario indicó que de los 106 mil detenidos en el anterior sexenio, únicamente 3 mil, es decir, 2 por ciento, purgan una condena o están en proceso de sentencia.

También insistió en que la cifra de muertes relacionadas con el crimen organizado va a la baja, toda vez que hace nueve meses recibieron la administración con mil 700 casos en promedio, y actualmente es de 800, es decir, 900 menos.

"Ahí están las cifras en las que se ha disminuido de manera abismal el número de fallecimientos relacionados con la delincuencia organizada. Es regresar como al año 2007. Ya logramos vencer las barreras del (año) 12, del 11, del 10, del nueve. Con la cifra de agosto vamos a llegar al mes con menor número de fallecimientos relacionados con la delincuencia organizada de los últimos cuatro años", dijo.

César Camacho, dirigente nacional del PRI, señaló que el legado de Felipe Calderón será la inseguridad.

Enfatizó que los gobernantes deben trabajar por dejar una buena herencia a sus gobernados. "En la historia del país hay ejemplos rotundos del legado histórico: hoy vuelve a estar (Lázaro) Cárdenas con la expropiación petrolera. En los tiempos recientes alguien dijo que quería ser el presidente del empleo, pero su legado, lástima, es el de la inseguridad", dijo.