3 de enero de 2013 / 02:20 p.m.

Cual guión de una trágica película, el mexicano Guillermo del Toro que ha triunfado como ninguno en Hollywood (es guionista de El hobbit, estrena en el verano 2013 el blockbusterPacific Rim y es uno de los directores más influyentes), no puede regresar a nuestro país a dirigir por culpa de los “malos”.

"“Pero sigue siendo una situación distinta para mí tras el secuestro de mi papá en 1998. Algunas de las personas que estaban en la banda tengo entendido que siguen por ahí, no es una situación realista estar rodando con un plan de trabajo público donde necesariamente vamos a estar todos los días, es una pesadilla de seguridad para mí”", relató Del Toro en entrevista con ¡hey! desde Los Ángeles.

El oriundo de Guadalajara ve desde afuera la situación de nuestro país y espera que los cambios actuales sean para bien.

“"Estamos en una situación social como nunca antes en el país y no me atrevo a decir cómo se puede solucionar, pero creo que cualquier paso que se dé a favor de la seguridad o de algo más racional de lo que estamos viviendo es una ventaja”", dijo.

No obstante, el guión de esta historia se torna positivo cuando Guillermo no se da por vencido y decide apoyar el cine hecho en México desde la producción y apoyando a los realizadores que comienzan su carrera con nuevos proyectos.

"“Sigo produciendo en México, ahora mismo estamos Bertha Navarro y yo tratando de levantar un proyecto de un primer director mexicano, Celso García. La película se llama La delgada línea amarilla y realmente prefiero continuar produciendo en México a poner en riesgo o que suceda algo con un plan de trabajo público"”, dijo el realizador sobre la cinta, una peculiar roadtrip movie(película de carretera).

Se pensaría que compartir créditos con Peter Jackson, tener una película ganadora del Oscar, buenos números en taquilla y un gran prestigio haría el trabajo de Del Toro más sencillo en cuanto a la producción de nuevos títulos. Nada más alejado de la realidad según palabras del realizador, pues "“con la película de Celso hemos tenido dificultades con el financiamiento”".

"“Nunca tienes la sensación de estar llegado a un lugar, siempre estás en el camino. Es bien claro que, en la vida de un director, cuando sientas que las cosas son fáciles, ése va a ser un día preocupante. A mí no me ha pasado afortunadamente hasta ahorita"”, dice del Toro con una risa relajada.

Además de la producción, Del Toro no pierde contacto con el cine nacional y está presente de como la voz del Gamborimbo Ponx en El Santos contra la Tetona Mendoza, una participación que nace de su amistad con el monero Trino.

“"El Santos contra la tetona Mendoza fue una llamada de Trino que me ofreció el papel del Gamborimbo; la verdad, me dio mucha risa porque Trino y yo somos amigos hace más de 20 años, él trabajó conmigo en los cortometrajes que hacía en Guadalajara, hicimos varias revistas y me encanta el Santos"”, concluyó el realizador.

 OMAR RAMOS