18 de junio de 2013 / 09:31 p.m.

La pasión del futbol en Brasil es enorme, sin embargo, el tema de las protestas sociales que se han suscitado no es ajeno para la selección local, aunque sus jugadores son conscientes que su labor es dentro de la cancha, respetuosos de situaciones que están fueran de su alcance. La noche del lunes se registraron violentas protestas en ciudades como Río de Janeiro, Brasilia y Sao Paulo debido a la molestia que existe por la desatención que, desde su perspectiva, hay hacia las políticas sociales por parte del gobierno de este país. Al respecto, el técnico de la "verdeamarela", Luiz Felipe Scolari, consideró que su labor está en dar buenos resultados, ya que eso es lo que esperan de ellos. "La selección es del pueblo, nosotros somos el pueblo, le damos lo que más quiere que es que crezcamos y representar a Brasil de la mejor forma y ese es nuestro trabajo, hay otras áreas en las que no tenemos ninguna interferencia", dijo. Agregó que el futbolista, en este caso, el de la selección brasileña, trabaja "en un sector en el que alguien puede bajar y abrir las puertas, hacemos un juego, tenemos la obligación de jugar al futbol, otras áreas son especificas, que tienen que lidiar con ello de la forma en que piensen sea mejor y eso es algo que no interfiere en nuestro trabajo". "Es normal que se acepten estas situaciones, que sean recibidas y percibidas por nuestro gobierno, y que hagamos lo necesario para que sean pacíficas y normales", apuntó. Al respecto, el defensa David Luiz consideró que la gente debe expresar su molestia, pero que lo ideal es que lo haga sin ningún tipo de disturbio. "Como brasileño que vive fuera espero que Brasil pueda superar esto, que no haya violencia porque la gente tiene derecho a expresar su opinión, a pedir más seguridad y mejores servicios de salud. Espero que se llegue a un acuerdo para poder tener un país en paz", sentenció.

Notimex