7 de diciembre de 2013 / 02:31 a.m.

El sorteo determinará la suerte de los maratónicos viajes que enfrentarán las selecciones en este país de tamaño continental, donde un juego puede disputarse en un día de invierno austral en el sur de Brasil y al otro en el sofocante calor del noreste, a pleno sol, apenas pasado el mediodía.

Por ejemplo Brasil, que se concentrará en Teresópolis (sudeste), viajará una hora de avión hasta el frío Sao Paulo para el juego inaugural, a 2.370 km de su próximo juego en Fortaleza (noreste), donde el calor es sofocante. Y cierra la fase de grupos en Brasilia (centro-oeste), a 1.700 km. Cada recorrido por tierra llevaría más de 24 horas cada uno.

Lo mismo para el que ocupe la posición B4, que viajará de lacalurosa Cuiabá (centro-oeste) a la helada Porto Alegre (sur) en cinco días. Distancia: 1.681 km, que en auto tomaría unas 28 horas.

AGENCIAS