21 de enero de 2013 / 11:46 p.m.

El llamado "Chuletita" Orozco señaló este lunes que Alfonso Jiménez, médico de la "Máquina Celeste", le diagnosticó un esguince de primer grado, el cual tardará en sanar por lo menos 15 días, aunque el atacante confía en reaparecer lo antes posible.

Indicó que en este momento no es lo ideal para él dejar de jugar, toda vez que la titularidad corre peligro, de ahí que buscará que esos 15 días sean menos para regresar a la cancha.

El atacante señaló que por lo pronto se perderá el partido de la Copa MX de media semana; sin embargo, espera estar listo para el siguiente duelo del torneo de Liga ante Puebla, de ahí que se cuidará al máximo para recuperarse.

"El partido de la Copa lo perderé, pero trataré por todos los medios de estar listo para el siguiente sábado ante Puebla, no quiero dejar la titularidad y más ahora que estoy en un buen momento", señaló Orozco.

Confió en que el tratamiento y la rehabilitación que le recomendó el galeno Jiménez le servirán para estar listo lo más pronto posible, aunque admitió que la decisión de jugar ante Puebla la tendrá el cuerpo técnico.

"Fue un esguince de primer grado, y se supone que estaré listo en 15 días, pero trataré de acortar el tiempo para jugar el próximo sábado, no quiero perder el ritmo de juego que llevo en este inicio de torneo", reiteró.

Indicó que la racha de tres goles que lleva será el motor que lo impulse para recuperarse lo más pronto posible y seguir en el cuadro titular, más ahora que la lucha por jugar será más complicada por los refuerzos que llegaron.

"No quiero perder esta racha positiva que llevo, pero igual no puedo arriesgarme a que la lesión se convierta en más grave, voy a poner todo mi esfuerzo para estar listo el fin de semana y seguir en el cuadro titular", refirió el "Chuletita".