30 de mayo de 2013 / 03:31 p.m.

Cuernavaca • - Un juez oral condenó a 95 años de prisión a un hombre que fue encontrado responsable del asesinato de un matrimonio con quien meses antes había laborado, en el municipio de Axochiapan, ubicado al extremo oriente del estado de Morelos.

Alfredo Sotelo Iturbe, de 23 años de edad, deberá pasar las próximas nueve décadas y media en prisión, luego de que la Procuraduría General de Justicia encontró los elementos suficientes para responsabilizarlo del doble asesinato por medio de dos elementos: el ticket de una farmacia y una huella dactilar en el vehículo de sus víctimas.

La madrugada del pasado ocho de agosto de 2012, los cuerpos de Gerónimo Ariza Quintero y Elvia Sánchez Cortés, hermana de la ex candidata del PRI al gobierno, Maricela Sánchez Cortés, fueron encontrados sin vida en su recámara, luego de varias horas de ser buscados por sus familiares.

El cuerpo de Gerónimo presentaba un disparo en la sien y el de Elvia varios golpes contusos en la cabeza. De acuerdo con la investigación policiaca contenida en la causa penal JOC/11/2013 y por la que el juez entregó orden de aprehensión urgente contra Alfredo, el siete de agosto, el homicida se introdujo a la casa de sus víctimas ubicada en el municipio de Axochiapan.

Luego de que los cuerpos fueron encontrados por los familiares, la intervención policiaca inmediata, fue determinante para detener al responsable, ya que los elementos de la Policía Ministerial encontraron un ticket de una farmacia que manifestaba la compra de unas vendas. Los cuerpos habían sido maniatados con unas vendas nuevas.

Ese mismo día, los elementos policiacos encontraron abandonada la camioneta de las víctimas, y en el espejo retrovisor fue encontrada una huella dactilar, que a la postre resultó pertenecer a Alfredo.

Tras indagar la información del ticket encontrado en el piso de la recámara de la casa de las personas asesinadas, la policía logró tener acceso a las cámaras de seguridad de la farmacia y al empatar en tiempo los datos del ticket y a imagen, se pudo conocer la identidad del responsable de los hechos, lo que también configuró una de las posibles líneas de investigación: la venganza, toda vez que el individuo había trabajado con la pareja meses antes.

Con base en estas y otras pruebas, como las balísticas, el juez determinó que el joven de 23 años es responsable de los delitos de feminicidio y homicidio calificado, por lo que ordenó una condena de 95 años, una de las más amplias en la historia del estado de Morelos.

DAVID MONROY | CORRESPONSAL