22 de febrero de 2013 / 03:14 a.m.

Monterrey.- A 104 años de prisión y tres meses fueron sentenciados seis de los ex policías de Santiago, acusados de participar en el secuestro y homicidio del ex alcalde de ese municipio, Edelmiro Cavazos Leal.

Fue el juez tercero penal de Monterrey quien resolvió la sentencia en contra de Mónica Martínez Téllez, Mauricio Mayorga Ramírez Caballero, José Antonio Rodríguez Gallardo, José Alberto Rodríguez, José Javier García Martínez y Gilberto Barbosa García.

Ellos fueron considerados culpables de homicidio calificado, secuestro, cohecho y delitos cometidos contra instituciones oficiales y servidores públicos.

En la misma resolución, el juez sentenció al también ex policía, Eduardo Caballero Chapa, a quien le impuso una pena de 14 años, dos meses y un día de prisión por cohecho y delitos cometidos contra instituciones oficiales y servidores públicos, conocido como halconeo.

Además, le impuso 76 años y tres meses de prisión al cómplice de dichos ex uniformados, Miguel Ángel Cervantes Sánchez, a quien encontró culpable de privación ilegal de la libertad en su carácter de secuestro y homicidio.

Los ocho sentenciados también deberán pagar 245 mil 115 pesos en forma solidaria y como reparación de daño a favor de la familia del ex presidente municipal.

El proceso del caso no ha concluido, porque sigue pendiente la sentencia del ex policía José Eleuterio Hernández Estrada, quien está en espera de la resolución de un amparo que promovió contra el auto de formal prisión que enfrenta por privación ilegal de la libertad en su carácter de secuestro.

El ex alcalde de Santiago fue secuestrado el 16 de agosto del 2010 y dos días después apareció sin vida en la orilla de la carretera que conduce al paraje conocido como Cola de Caballo.

Según el expediente, los policías sentenciados confesaron ante el fiscal que asesinaron al ex funcionario porque les disminuyó el sueldo y no hacía nada para que se investigaran las ejecuciones de sus excompañeros, además porque supuestamente se negó a alinearse con integrantes de un grupo del crimen organizado.

Sin embargo, al ser trasladados a los centros penitenciarios en los que actualmente se encuentran y comparecer en el juzgado, todos rechazaron esa versión.

Redacción