22 de diciembre de 2013 / 01:02 a.m.

Monterrey.- Un soldado está dispuesto a defender a su patria bajo cualquier acecho, pero también de pronto puede cambiar sus armas por herramientas de labranza que ayudarán a tener un mundo mejor.

Las escenas son captadas en la Séptima Zona Militar con sede en Monterrey, donde 200 de sus 361 hectáreas han sido sometidas a una reforestación, que comprende la plantación de unos 20 mil árboles adultos que integrarán un bosque temático, proyecto en el que intervendrá la federación y empresarios regiomontanos.

El general Salvador Gutiérrez Plascencia, jefe de la Séptima Zona Militar se reunió con los constructores Fernando Maiz y Diego González para inspeccionar los avances.

Fernando Maiz forma parte de una alianza de empresarios regiomontanos con el ejército para desarrollar un parque ecológico en una explanada con arbustos que brindaba pocos servicios ambientales.

Al respecto, Diego González, creador del proyecto arquitectónico explica: "aquí tienen una importante misión en el ecosistema". 

Con maquinaria pesada y herramientas de mano, unos cincuenta militares participan en labores de excavación, plantación, poda o riego de mezquites, huizaches o encinos.

A un mes de iniciado, ya llevan un 20 por ciento y esperan terminar el proyecto en un año y medio.

En noviembre fue anunciado el inicio del parque que recibirá el beneficio de 50 litros por segundo de aguas saneadas que fueron aportadas por el gobierno estatal.

Muchos de los árboles son rescatados del mismo campo militar y otros son reubicados de sitios donde se realizan desarrollos habitacionales, industriales u obras públicas que obligan a remover la superficie vegetal, hasta ahora sacrificada.

El General de Brigada Diplomado del Estado Mayor, Salvador Gutiérrez Plascencia dijo estar satisfecho de los avances.

JOEL SAMPAYO