17 de marzo de 2013 / 01:14 a.m.

Monterrey.- • Los restos del trabajador del municipio de Monterrey, que falleció mientras laboraba en la reparación de luminarias, fueron velados en su humilde vivienda de la colonia La Alianza, ubicada al norponiente de la ciudad.

Esto fue a petición de la misma familia del ahora occiso, ya que prefirieron esta opción a una capilla de velación, según lo manifestó Aracely Rosales Salazar, la ahora viuda.

Rosales Salazar pidió el apoyo de las autoridades, porque, hasta la mañana del sábado, los representantes del sindicato no habían acudido y un empleado municipal acudió, al parecer, solo para tomar nota de la situación.

La viuda demandó justicia a las autoridades para que se haga pagar al responsable del accidente por lo que hizo, ya que dejó en la orfandad a tres niños: una de 16, uno más de 14 y la pequeña de cuatro años de edad, quienes ahora más que nunca necesitan de su padre porque están estudiando preparatoria, secundaria y jardín de niños, respectivamente.

"Nada más el apoyo que me han dado ahorita es el del panteón: ellos cubrieron el pago ese; ahorita, los compañeros de la base de él, de la zona sur, me trajeron un botecito con una ayuda y les agradezco por el apoyo", externó la mujer.

Además del apoyo otorgado por el Municipio, los gastos funerarios serán ajustados del seguro con el que contaba Enrique Esqueda Rodríguez, de 42 años.

"Él tenía un seguro de vida y entonces lo de la funeraria se va a desglosar; me gustaría que me ayudaran con becas para mis hijos, que cursan preparatoria, secundaria y kinder", pidió la ahora viuda.

Los restos del infortunado trabajador fueron velados hasta las 14:00 horas de este sábado y, posteriormente, fueron sepultados en el panteón San Jorge, sin realizarle una misa, porque los sacerdotes de los alrededores se encontraban en algunos retiros espirituales, a pesar de haber otras iglesias cercanas.

Ninguna autoridad del municipio de Monterrey, encabezado por Margarita Arrellanes, acudió a prestar la ayuda necesaria a la familia en la realización de cualquier trámite, pese a que el joven murió trabajando, según lo indicaron los familiares.

En cuanto al presunto responsable, Héctor Gómez Villarreal, de 39 años de edad, quien presuntamente se encontraba en estado de ebriedad al momento del accidente, aún continúa en calidad de detenido y a disposición de las autoridades correspondientes, ya que en el hospital privado donde se encuentra internado cuenta con custodia las 24 horas.

Su situación legal no cambiará hasta que no se determine por medio de las investigaciones el grado de responsabilidad del sujeto.

ALBERTO VÁSQUEZ