9 de enero de 2013 / 01:52 a.m.

Uno de los policías comunitarios dijo que las comunidades no tienen más alternativa, por la manera en que se les ha secuestrado extorsionado y matado en los últimos años.

 

Guerrero • Policías comunitarios de Ayutla de los Libres anticiparon que si los grupos del crimen organizado ejercen represalias en su contra actuarán igual que ellos: “sabemos quiénes son, en donde están y también conocemos a sus familias. Será ojo por ojo”.

En la entrevista que se desarrolló en los retenes de Ayutla de los Libres, en donde los comunitarios mayoritariamente han cubierto sus rostros con paliacates y pasamontañas, lo que no habían hecho hasta este inicio de año, los coordinadores justifican su actuación en la complicada situación que vive el país en materia de inseguridad.

“Ante el crimen organizado no veíamos ninguna intervención efectiva y por eso surgió este movimiento, con la intención de liberar al pueblo; a los ciudadanos y las familias, nosotros decimos que ya basta de tanto hostigamiento porque no podemos ni andar en las calles. La noche es negra y el día también”.

Robusto y bajo de estatura, el hombre que es reconocido como uno de los líderes del movimiento señala que la acción que implementan ya no es solo de vigilancia, como ocurrió en Olinalá y Huamuxtitlán en 2011.

“Nosotros vamos a ver donde están esos amigos que no les gusta la vida en sociedad normal y los vamos a sacar, los pueblos estamos hartos y por eso decidimos organizarnos contra los llamados sicarios”, anotó.

Indicó que tal y como lo señaló la Procuraduría General de Justicia (PGJ) el lunes por a noche, tienen detenidos a tres hombres que son acusados de colaborar con el crimen organizado: "Tienen que ver mucho con este asunto, porque les encontramos armas y evidencias de que estuvieron en los secuestros, por eso hay condiciones para reeducarlos".

Respecto a la posibilidad de que los entreguen al Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) como lo plantean las autoridades, dijo que el acuerdo es de que las poblaciones se van a defender con sus propios medios, pero que los detenidos serán sujetos a reeducación en alguna casa de justicia de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

Todavía este martes permanecieron en Ayutla pero anticiparon que luego tocará el turno a Tecoanapa y después a otras localidades.

Agregó que sus actividades ya fueron informadas a la Secretaría de Marina, al Ejército Nacional y la administración estatal, porque el acuerdo es mantener la lucha contra la delincuencia de manera indefinida.

Y previendo las represalias por parte de los integrantes de las organizaciones que enfrentan, otro integrante de la dirigencia anotó: “El pueblo ya no puede más y vamos a tener que actuar a lo mejor de una menara indebida, pero es claro que no nos dejan alternativa y si es necesario esto tendrá que ser ojo por ojo y diente por diente”.

Ante la duda de los comunicadores especificó: “Ellos (los delincuentes) también tienen familia y de alguna manera les va a doler lo que hagamos, así que ojalá y no hagan aquí lo que han hecho en otros lugares".

Aunque el cálculo que se hace es de que hay cerca de 500 hombres movilizados, los dirigentes señalan que son por lo menos 700 pero sostienen que se van a incorporar más.

Tanta gente sumada a la persecución dijo que ha logrado reunir mucha información respecto a quienes forman parte de las células delictivas: “Tenemos nombres y direcciones, todos están ubicados y queremos hacer patente que si nos curra algo a nuestras familias, lo mismo le pasará a las de ellos, que peleen como hombres o mejor que se retiren a donde puedan ganarse la vida de manera honrada”.

Asumió que la postura puede ser lamentable, pero sostuvo que en estos momentos las comunidades no tienen más alternativa, por la manera en que se les ha secuestrado extorsionado y matado en los últimos años.

Rogelio Agustín Esteban