11 de septiembre de 2013 / 12:18 p.m.

Monterrey • El municipio de Monterrey alista la adjudicación del contrato para el servicio de recolección de basura dentro de un proceso que ha dejado una serie de dudas en su desarrollo mientras la administración ha generado estrategias para que se dé a conocer información al respecto.

Bases sacadas de la manga y de última hora, un larguísimo contrato para el ganador y una falta de transparencia generan un escenario de interrogante en torno a este proceso.

La administración de Margarita Arellanes Cervantes exigió a los interesados en aspirar a prestar el servicio un capital mínimo de 101 millones de pesos, eliminando de un plumazo a la mayoría de los interesados.

Sólo tres cubrieron el requisito: Promotora Ambiental (PASA), Red Recolector y una empresa más no revelada por el municipio, pero éstas se llevaron la sorpresa de una cláusula atípica, que descalifica a los participantes con problemas legales en otros municipios.

Esto impacta a los concursantes, pues todos han tenido algún señalamiento en la prestación de sus servicios, situación que el municipio no aclaró como subsanará.

No obstante, Genaro Rodríguez Teniente, presidente de la Comisión Especial de Concesión de Recolección y Traslado de Residuos del Cabildo regiomontano, negó que exista una dedicatoria en la convocatoria para otorgarle a una empresa particular el contrato o bien, vetar a determinada compañía.

"No tenemos ninguna intención, como mencionan, de alguna dedicatoria, para nada, al contrario, somos integrantes de una comisión plural… nosotros de momento no podemos emitir ningún juicio, nosotros ahorita no hemos recibido ninguna información como tal de parte de las empresas, porque estamos dentro de un proceso.

"Tendremos que dictaminar eso, pero hasta no tener la información, la verdad es que sí somos muy cuidadosos en eso (…), no podemos emitir un juicio como tal, espero que eso sí lo tienen que entender", indicó.

Al igual que la reestructura de la deuda, los próximos alcaldes de la capital se encontrarán amarrados a un contrato de recolección de basura, pues la concesión iniciará el 6 de enero del 2014 y concluirá hasta el año 2029.

Pese a ello, la comisión especial defendió los plazos, argumentando que traerá mayores ahorros y un beneficio a la ciudadanía.

"Una vez que nosotros empezamos a analizar, se tomó la decisión de que 15 años nos iba a permitir como administración obtener los mejores beneficios, tanto en cuestión económica de nosotros, como también para que, a su vez, comprometer a las empresas a que nos prestaran el mejor servicio por ese número de años", puntualizó Rodríguez Teniente.

A esto se suma que la apertura de las propuestas económicas, que se realizará mañana en el Palacio Municipal, será sin la presencia de medios de comunicación o representantes ciudadanos, únicamente conocerá lo que ahí se diga los concursantes y los regidores.

Irasema Arriaga, integrante de la comisión y síndica segundo del municipio, acotó que no se pueden adelantar vísperas sobre posibles impugnaciones que lleven hasta los tribunales este proceso, como ya ocurrió en Apodaca.

"La idea es que haya un proceso limpio, abierto, incluyente (…) ya darte más información ya sería especular".

¿Cómo se está blindando el municipio para que esto no se les caiga en los tribunales?

"Ya pensar en tribunales e impugnaciones ya sería especular, ahorita estamos siendo muy claros, muy transparentes, intentamos dar a la ciudadanía la mejor empresa, el mejor servicio, eso es lo que yo te puedo hablar"”, sentenció.

La abogada municipal rechazó que las bases estén orientadas para descalificar a PASA, actual prestadora del servicio y que apenas hace unas semanas se enfrascó en una batalla legal con el municipio de Apodaca.

LUIS GARCÍA