25 de febrero de 2013 / 02:02 p.m.

Monterrey • Para el sociólogo de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Cristóbal López, toda acción encaminada a apoyar a la comunidad, ya sea mediante la iniciativa privada o del gobierno, es altamente positiva, en medio del caos provocado por la violencia y la inseguridad en la ciudad.

“"Es un contrapeso, es algo que en alguna manera reconstruye el tejido social, da un cambio, aporta un espacio a la comunidad y puede disuadir, puede servir mucho para evitar que las áreas sigan entre el peligro y el terror"”.

El especialista, que es catedrático en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Nuevo León, señaló que aunque no conoce a fondo el proyecto del Paseo Edison, percibe que se trata de un esfuerzo atinado, porque además de haber recuperado un espacio para el público y de haberlo rehabilitado y acondicionado, la inclusión de la gente de esos barrios es garantía de avance.

“"Si se toma en cuenta a la gente, como sé que es el caso, si las involucras, si les pides su opinión y les preguntan qué necesitan, qué les hace falta, a ustedes, a los niños, a los chavos, a los adultos mayores, pues la gente jala, trabaja, se involucra y siempre cuidará el sector y trabajara para que siga funcionando"”, señaló el académico.

Cristóbal López dijo que si bien es cierto que este modelo es semejante a los de otras regiones del mundo, como el que se aplicó en puntos de Colombia, tiene la mano de gente del país y sobre todo de Nueo León.

“"A veces los gobiernos o diversos sectores ven cosas como estas en otras partes del mundo y como que quieren compralas, pero ya está probado que gente de nuestra Uni, de la UDEM, del Tec, es decir, de las universidades públicas y las privadas, hay gente muy valiosa que está trabajando y empujando fuerte, entonces hay que aprovecharlos"”, dijo.

El sociólogo mencionó que cualquiera podría decir que un polígono como el de Edison, dirigido a unas 30 mil personas, podría ser algo mínimo en una ciudad con unos 4 millones de habitantes, pero advirtió que esto da la oportunidad que el modelo se repita por la metrópoli.

“"Es un buen esfuerzo, de quien sea, de quien participe, se trata de urbanismo colectivo, de espacio para la gente, pero sobre todo de actividades, de cursos, de talleres, de becas, pues si esto continua, ¿te imaginas?, pues qué buena onda”".

ALEJANDRO SALAS