16 de marzo de 2013 / 02:47 p.m.

Presuntamente el grupo de pistoleros disparó contra la víctima porque no podían pasar debido a que el hoy occiso se encontraba estacionando una camioneta.

 

Monterrey.- De dos disparos en la cabeza un hombre fue asesinado por un grupo de personas que viajaba en otro automóvil que presuntamente intercambiaban disparos contra otro grupo armado.

Arturo Guerrero Ramírez, de 52 años, salió de su domicilio ubicado en la calle Ejército Libertador y Salitre en la colonia Tierra y Libertad, para acomodar correctamente una camioneta la cual su hija no pudo estacionar.

Eran aproximadamente las 22:40 horas cuando el jefe de familia, se encontraba en el interior de la camioneta Grand Cherokee, cuando el grupo armado paso por ese sitio y dispararon en varias ocasiones.

Dos de esos disparos ingresaron por el parabrisas de la camioneta e hicieron blanco en la cabeza de Arturo Guerrero Ramírez, quien cayó sin vida en el asiento del copiloto.

Sus familiares al escuchar las detonaciones salieron a ver los sucedido, pues sabía que uno de sus integrantes se encontraba afuera del domicilio y al observar al interior de la camioneta fue localizado ensangrentado.

Pidieron el apoyo de una ambulancia, pero al llegar el personal de la Cruz Verde de Monterrey, determinaron que ya había fallecido.

Vecinos del lugar indicaron que la persona era un padre de familia ejemplar y que nunca supieron que estuviera en problemas con alguna persona.

Versiones extraoficiales indicaron que presuntamente los ejecutores, eran las mismas personas que minutos antes asesinaron a otro hombre en calles de la colonia Lázaro Cárdenas y que estaban huyendo de las autoridades.

Y al ver que el hombre no les permitía pasar por este cruce al estar moviendo la camioneta, le dispararon acabando así con su vida.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones llegaron al lugar y comenzaron a realizar las indagatorias correspondientes a este homicidio.

Mientras que el personal de la Fuerza Civil se encargó de vigilar el perímetro, al momento que servicios periciales levantaba las evidencias de este crimen.

REDACCIÓN