12 de marzo de 2013 / 02:26 p.m.

Monterrey • Una vez más las balasde armas de grueso calibre sembraron el terror entre los asistentes a una fiesta de 15 años la cual acabó en tragedia con la muerte de dos personas, entre ellas un niño de 5 años; por la forma como actuaron, se cree que los sicarios pretendían exterminar a todos los invitados.

Los hechos ocurrieron en el salón de fiestas, JR, ubicado en el sector norte de Monterrey, cuando un comando armado entró al local disparando armas de grueso calibre y arrojando dos granadas; consecuencia del atentado murieron dos personas, un joven de 20 años y un menor de nombre Axel de apenas 5 años de edad.

Mientras de que el joven murió en el lugar, familiares llevaron al menor al Hospital y Centro Quirúrgico San Bernabé, ubicado en la avenida Aztlán, en busca de auxilio, pero llegó sin vida.

El festejo era amenizado por el conjunto de música colombiana, Los Príncipes del Vallenato, de los cuales ninguno resultó con lesiones.

El salón de fiestas está ubicado sobre la avenida Camino Real y la calle Bartolomé Mitre en la colonia Fomerrey 1 y se estima que al momento del ataque se encontraban 200 asistentes aproximadamente.

Aunque hay versiones de amenazas previas antes de la celebración del quinceaños, algunos testigos mencionaron que el comando armado iba en contra de los integrantes del grupo, versión que no ha sido confirmada por las autoridades.

Vale mencionar que este no es el primer atentando de este tipo que ocurre en este sector y además los eventos eran amenizados por grupos de música colombiana.

Uno de estos ataques ocurrió en abril del año pasado cuando un comando armado llegó a un baile acribillando con armas de grueso calibre hacía el interior del ‘Salón Dorado’, dejando como saldo cinco personas muertas y tres lesionadas.

El salón se ubica en el cruce de la avenida Camino Real y 1 de Mayo, en la colonia CROC, a menos de 2 kilómetros de donde ocurrió el atentando del lunes por la madrugada.

Por cierto, justo al momento del ataque se encontraba tocando el grupo Kombo Kolombia.

De acuerdo a una fuente policiaca, sujetos armados llegaron en varios vehículos ingresando al centro social donde apenas iniciaba el evento musical. Por lo que en minutos, lo que había iniciado como una fiesta se convirtió en caos total, ya que los asistentes intentaron resguardarse o salir del lugar.

Trascendió en su momento que los hombres armados se quedaron afuera del recinto y que una vez que comenzó el ataque abrieron fuego contra las personas que iban saliendo.

En otro hecho sin precedentes en el ámbito de la música colombiana, el 25 de enero, la totalidad de los integrantes del Kombo Kolombia fueron asesinados luego de ser secuestrados en el paraje Potero Chico, ubicado en el municipio de Hidalgo, para posteriormente ser asesinados por sus captores en un lugar aislado, en Mina.

Luego de la muerte de la totalidad de los integrantes del Kombo Kolombia algunos líderes de agrupaciones de este género musical señalaron que no se presentarían en tocadas de particulares, sólo si hubiera un contrato de por medio.

Con estos hechos, aparte de ser afectados los grupos locales de música colombiana, por el desprestigio que acarrea un suceso de esta naturaleza, las presentaciones que habitualmente tienen estos conjuntos en los diversos lugares de la ciudad también se verán perjudicadas.

Narra el horror

Un relato de terror y muerte describió la joven que, mientras festejaba sus 15 años de vida, pasó de la alegría al miedo y el dolor al escuchar los fuertes estruendos de los artilugios bélicos que le arrebataron la vida a su hermanito, un inocente de cinco años de edad, y a un invitado a la convite.

“"Sí era un baile colombiano, pero pues no sé si hayan sido ellos, pero estábamos bailando, pero de repente empezaron a tirar balazos y luego ya aventaron las granadas y como mi hermanillo estaba dormido en unas sillas fue cuando mi papá se levantó por él, como mi papá estaba en la entrada de la quinceañera y luego donde mi papá se levantó por él y donde mi papá corrió fue para donde aventaron la granada y yo digo que a él le ha de haber caído la granada, a mi papá también le cayó la granada, nada más que no la había visto y ya cuando bajé estaba mi hermanito ahí tirado. No entraron, ellos no entraron nada mas empezaron a tirar balazos y luego ya después aventaron las granadas y nadie vio porque todos se hicieron a la orilla cuando dijeron, ahí vienen, ahí vienen, pero nada más alcanzaron ha aventar, eran como dos granadas. Mi hermanito ahí quedó tirado y pasaba toda la gente y lo pisaba, nada más que yo bajé del escenario donde estaba el grupo y ya lo vi a él y fue cuando ya lo levanté y se lo di a mi hermano, pero pues el ya estaba todo inconsciente con toda la mano destrozada. Ya la otra persona que falleció ya no supe porque yo le di el bebé a mi hermano y yo me salí y ya mi hermano se lo dio a mi mamá para que lo llevaran a la clínica, pero cuando llegaron allá, pues ya había fallecido"”.

Este fue el frío relato que la quinceañera que se encontraban departiendo con amigos y familiares un momento de alegría que de pronto se volvió un caos de fuego y sangre, cuando un grupo armado al parecer pertenecientes a una pandilla que controla la zona norte de Monterrey, irrumpió con sus armas de alto poder, sembrando miedo, muerte y terror.

De pronto los músicos callaron, al escuchar las detonaciones de armas de alto poder y los estallidos de al menos dos granadas, según la versión de testigos asistentes al convivio.

En unos cuantos instantes, todos corrían, detrás de los muros, bajo las mesas, buscando protegerse de las balas asesinas que privaron de la vida a un niño que fue sorprendido por la muerte cuando se encontraba durmiendo en un par de sillas, que fueron improvisadas por su madre como camastro cuando el cansancio lo había vencido.

Pero detrás de este ataque había ya una amenaza previa, al parecer una pandilla denominada ‘Los Pelones’, de la colonia Artículo 27, que son comandados por dos sujetos, uno apodado ‘El Chompas’ y otro de mote ‘El Pelón’; ellos podrían ser los responsables de esta masacre.

Ahora los afectados sólo piden una cosa y es justicia, porque quieren que se esclarezca el lamentable hecho donde dos inocentes perdieron la vida.

Los familiares del pequeño Axel de Jesús Mar Barrón piden apoyo para darle cristiana sepultura, ya que no cuenta con recursos suficientes para realizar este trámite, tanto en el hospital Universitario como en los servicios funerarios.

En tanto se espera que los familiares de la segunda víctima, un joven de unos 20 años, acudan al anfiteatro para identificarlo.

Vamos a dar con los responsables: Gobernador

Los culpables del atentado que dejó sin vida a un menor de edad y un adolescente, dejando además un saldo de 7 heridos, serán encontrados y sometidos a proceso, aseguró el gobernador del Estado, Rodrigo Medina de la Cruz.

“Es muy lamentable, la Agencia Estatal de Investigaciones ya está trabajando y como ha sido la constante en casi todos los casos vamos a dar con los responsables de quienes perpetraron este crimen atroz en contra de un menor de 5 años que perdió la vida.

“"Queremos saber qué es lo que pasó y por qué se hizo y sobre todo dar con los responsables"”, dijo.

Asimismo dijo que el apoyo será total para la familia de las victimas que tienen algún herido en el hospital, así como con los gastos funerarios de quienes tristemente perdieron la vida.

REDACCIÓN