6 de agosto de 2013 / 02:19 p.m.

Monterrey • En su tercer periodo como presidente del Tribunal Superior de Justicia, Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez defiende los cuestionamientos sobre las razones que le llevaron a ocupar el cargo.

Señala que como magistrado ha trabajado con el Poder Ejecutivo independientemente de su filiación partidista, con gobernadores igual panistas que priistas.

Asegura que existe respeto y colaboración sin intromisión entre los poderes del estado y ahora con el adelanto en la implementación del Nuevo Sistema Penal Acusatorio a julio de 2015 (y no en 2016 como plantea la reforma constitucional) la coordinación tendrá que ser aún más estrecha y efectiva.

La tercera vuelta como presidente del Tribunal Superior de Justicia, ¿cuál es la diferencia con las anteriores?

Encuentro un Poder Judicial muy moderno, muy de avanzada, la licenciada Graciela Buchanan fue una presidenta muy enérgica, muy activa, pero siempre he considerado que esta institución va siempre a la cabeza, hoy es mejor que ayer y mañana tiene que ser mejor que hoy. Esta es la premisa de esta administración.

Ante los retos de la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio...

La reforma constitucional debe culminar a nivel nacional en julio de 2016; sin embargo dentro de la Comisión para la Reforma del Sistema de Justicia Penal, encargada de la implementación de este sistema donde integramos el Gobierno Estatal a través de varias dependencias, el Congreso del Estado y nosotros, tenemos la intención de que esta implementación se recorra a julio de 2015.

¿Está listo el Poder Judicial para ello, en cuanto a capacitación y número de jueces?

El Poder Judicial de Nuevo León siempre ha sido vanguardista en cuanto a la implementación de sistemas. Recordemos que fue punta de lanza en relación a los juicios orales.

Aquí estamos en aprendizaje constante y sí tenemos que hacer ajustes en cuestión de infraestructura, de recursos humanos, ver el panorama de lo que tenemos, con lo que contamos y lo que necesitamos.

Tendremos que ver la planeación financiera de modo conjunto con la Procuraduría, con la Defensoría Pública, para que sea global y la implementación sea realmente efectiva.

El tema de la finanzas fue muy importante durante el periodo anterior, ¿cómo se trabajará ahora?

Tenemos que hacer las gestiones necesarias por las vías institucionales para conseguir los recursos suficientes para la debida implementación de este sistema, no sólo de ellos, sino de muchas otras necesidades que tiene el Poder Judicial.

Yo creo que ahorita tenemos quebuscar la eficiencia con lo que tenemos, buscar procesos de administración de los tribunales para hacer con menos, más trabajo.

Tenemos que eliminar ciertos trámites que pudieran influir en la cantidad de la gente.

Buscaremos ajustes, como ya lo hizo la presidenta saliente Graciela Buchanan, reorganizó de modo que no hubo necesidad de crear más órganos de justicia.

Referente a la transparencia, se manejó la posibilidad de que fuera el Poder Judicial quien dirimiera estos conflictos, ¿estarían dispuestos y preparados para ello?

El Poder Judicial maneja todos los tipos de materias, familiar, penal, justicia adolescente, civil, mercantil, estamos preparados y en medida que el Poder Legislativo considere podremos incursionar a más temas.

En cuanto a política, se cuestionó su llegada a la presidencia del Tribunal como un “enviado” o “apadrinado” del Poder Ejecutivo, ¿qué responde a ello?

Como hice referencia ese día, no existe imposición externa, sino interna; los 16 magistrados que integran el pleno votaron, 11 de ellos decidieron que yo ocupara la presidencia.

No hay intromisión de ninguna especie de ningún otro poder, ni el Ejecutivo ni el Legislativo o de alguna persona. Los integrantes del Pleno son profesionales de respecto con mucha experiencia en el Poder Judicial.

Los mismos 16 que me eligieron, fueron los que elegimos en aquel entonces a la magistrada Buchanan, son circunstancias distintas, con épocas distintas y los resultados igual.

A mí me ha tocado participar como presidente en distintas ocasiones, he interactuado con gobiernos como el de Fernando Canales, Fernando Elizondo, y como el de Natividad González Parás; ahora me toca con Rodrigo Medina.

Siempre hemos actuado con mucho respeto de aquí para allá y de allá para acá; un respeto institucional y una coordinación igual, no podemos los poderes trabajar aisladamente, pero esa coordinación en ninguna forma puede interpretarse como una injerencia de poder a poder.

Por último, ¿qué opina de las aspiraciones de la magistrada Graciela Buchanan al Consejo de la Judicatura Federal?

La magistrada Buchanan es una persona muy valiosa, muy capaz y lo demostró cuando fue presidente. Sería de muy buen gusto que una persona como ella, que pertenece a nuestra institucional, pueda llegar a este nivel en lo Federal y aportaría mucho al Poder Judicial de la Federación, su dinamismo, su entrega y su profesionalismo.

DANIELA MENDOZA LUNA