10 de febrero de 2013 / 05:23 p.m.

Monterrey.- La administración de Monterrey, encabezada por Margarita Arellanes Cervantes, informó este sábado que ya no tendrán un bróker para renegociar la deuda municipal, sino que ahora estará a cargo del mismo municipio.

El tesorero Rafael Serna señaló que el miércoles pasado sostuvo una reunión con Banobras y, tras ésta, se determinó la medida.

“En dicho adelanto podemos concluir que en la reestructura de uno de los créditos no se podrán dar en los términos y condiciones como la propuesta que el intermediario financiero había ofertado.

“En virtud de lo anterior, y considerando que este Gobierno Municipal ha mantenido negociaciones con distintas instituciones de crédito para reestructurar la deuda, y que los tiempos para renegociar son fundamentales, y tomando en cuenta que las condiciones que se acordaron son en base a tiempos para tener resultados, hemos decidido que la renegociación continúe solamente por el personal de la Tesorería de Monterrey”, expresó Serna.

Asimismo resaltó que los servicios del intermediario financiero jamás se plantearon con un costo hacia el erario municipal.

“La reestructura de la deuda del municipio busca mejorar la salud financiera del Gobierno Municipal de Monterrey y conseguir los recursos que éste requiere invertir en infraestructura y desarrollo social”, argumentó.

No se aceptaron preguntas de los medios, al argumentar que el funcionario tenía prisa por cuestiones familiares.

Hasta el jueves, el tesorero había asegurado que continuaría con el plan de reestructuración de su deuda a través de la firma Law, Trading & Consulting, donde cobrarían hasta 32 millones de pesos.

Claves

Controversia

-La polémica comenzó desde el anuncio que la administración municipal hizo para contratar servicios de un intermediario o bróker para el tema de la reestructuración de la deuda.

-En un principio se informó que la empresa Law, Trading & Consulting cobraría 3 por ciento, que equivaldría a unos 63 millones de pesos, sin embargo, posteriormente la alcaldesa Margarita Arellanes informó que negociaron con la compañía para pagarle la mitad de lo acordado.

-Pese al descuento obtenido, las críticas arreciaron debido a que Banobras consideró que no es necesario que el municipio contrate a un intermediario para reestructurar su deuda, la cual asciende a dos mil 122 millones.

MARILÚ OVIEDO