Redacción 
7 de julio de 2013 / 02:39 a.m.

Higueras  • La importancia de aplicar programas de recuperación y rehabilitación de animales silvestres, como el lobo gris, que se convierten en reguladores naturales para la conservación de flora en los ecosistemas, fue destacada por Sergio Jiménez Lezama, director ejecutivo Organización Vida Silvestre, AC (OVIS).

Jiménez Lezama dictó este sábado la conferencia “El lobo sin fin”, en el Centro “Interpretativo y de Educación Ambiental Sustentable” de AESPAC, en la laguna de Higueras, en la que señaló que el lobo gris mexicano fue decretado como especie depredadora en periodo de extinción por elGobierno Federal en 2001.

Dijo que en la actualidad, solamente existen 300 lobos en el mundo, de los cuales 80 por ciento está en cautiverio. De ahí la importancia de implementar programas de recuperación y rehabilitación.

Detalló que únicamente hay tres centros experimentales en el mundo donde se desarrolla un trabajo genético para lograr que el lobo gris pase de categoría de especie en extinción a categoría de amenaza solamente.

Mencionó que estos sitios se localizan en Arizona, en Nuevo México, Estados Unidos; y en la Sierra Picachos, añadió el directivo de OVIS.

En lo que corresponde a la reproducción en semicautiverio del lobo gris mexicano en la Sierra Picachos, enfatizó Jiménez Lezama, hasta el momento se han gestado 18 crías en la reserva, con lo que se pretende contribuir con lobos criados en condiciones de semicautiverio para el restablecimiento de las poblaciones silvestres de esta subespecie tanto en México como en Estados Unidos.

En 1982, las agencias federales de manejo de vida silvestre de los Estados Unidos y México firmaron el “Plan Binacional de Recuperación del Lobo Mexicano”, donde uno de los objetivos principales es el restablecimiento de poblaciones silvestres a partir de lobos criados en cautiverio.

Según documentos de OVIS, la erradicación del lobo gris mexicano inició en los años 60 con el inicio de una campaña de estímulo a la ganadería, mediante trampeo y veneno.