30 de septiembre de 2013 / 02:42 a.m.

Monterrey.- Los últimos días se ha vuelto a recrudecer la violencia en la entidad con un aumento considerable de homicidios, secuestros y muchos de los casos han sido por el cobro de piso por parte de miembros de la delincuencia organizada hacia comerciantes establecidos.

Tan solo en semana pasada fueron asesinados comerciantes que se negaron a pagar las cuotas que son exigidas por los delincuentes, que actúan con toda impunidad ante la apatía de las autoridades investigadoras.

Una de las colonias que más se han visto golpeadas es Fresnos, en Apodaca, donde muchos de los comerciantes, sobre todo en las principales avenidas, han optado por cerrar "la tienda".

Los focos de alerta se encendieron desde la semana pasada después de ejecuciones cometidas contra comerciantes que se negaron a pagar cuotas a la delincuencia organizada.

Otra de las ejecuciones que se tienen registradas por cobro de piso fue la de un chatarrero que se encontraba en su negocio y fue asesinado por las balas de la mafia junto con otra persona ajena a los hechos.

En la colonia Industrial, una mujer que llegaba a un puesto de tacos fue ejecutada a balazos por desconocidos que presuntamente la confundieron y del que la autoridad no ha dado con los responsables de hechos lamentables hechos.

En el centro de Monterrey, sobre la calle Juan Méndez y Colon, un taquero cayó víctima de la delincuencia organizada, quienes tenían ya tiempo exigiendo cobro de piso para dejarlo trabajar sin problemas.

Sin embargo no solo es este tipo de acciones las que han detonado de nueva cuenta la violencia que las autoridades tratan a toda costa de ocultar, ya que en un bar de Santa Catarina fueron ejecutados cuatro jóvenes, y dejaron lesionados a cuatro más.

Horas después se registró un ataque en la colonia Industrial donde fueron rafagueadas cuatro personas, de las cuales un menor de edad murió luego de su ingreso al hospital, debido a las lesiones que presentaba.

En San Nicolás, en un bar sobre la avenida Manuel L. Barragán y Universidad Autónoma de Nuevo león, fue asesinado un elemento de la Fuerza Civil que salía de un antro que se ubica en este sitio y que ha sido escenario de hechos violentos entre las que se cuentan varias ejecuciones y aun así continúa abierto al público ante la complacencia de las autoridades.

En los hechos más recientes, un comerciante de la industria alimenticia fue asesinado por las balas de la delincuencia organizada, presuntamente por pago de piso, pues presuntamente ya había recibido amenazas.

Dos sujetos más fueron encontrados asesinados y con el tiro de gracia en la cabeza, y fueron encontrados en la caja de una camioneta a la altura del parque España.

La zona poniente de la ciudad no ha sido la excepción, ya que en este lugar, presuntos ladrones asesinaron a una chef profesional, luego de obligarla a abrir la caja fuerte para apoderarse de pertenencias.

En el centro de Monterrey, un bar que trabaja con toda la impunidad en horarios no permitidos, dos jóvenes fueron asesinados la madrugada del domingo, y se ubica en las calles de Edison y Colon en la colonia Talleres.

Pese a todos estos hechos de violencia, las autoridades siguen firmes en su postura de que han devuelto la seguridad a la ciudadanía, tratando en todo momento de ocultar la racha violenta que se vive en el estado, como el secuestro del padre del alcalde de Zuazua y el de un norteamericano por parte de la delincuencia organizada.

Redacción