15 de diciembre de 2013 / 11:24 p.m.

Monterrey.- Aquel 25 de enero del 2013 el pacífico pueblo de Hidalgo, Nuevo León, se estremeció con la noticia al igual que el mundo de la música en el estado, pues los integrantes del Poderoso Kombo Kolombia habían desaparecido después de haber sido contratados para una tocada en una fiesta privada.

Los integrantes fueron contratados primero para amenizar un festejo en el municipio de Abasolo, Nuevo León, pero al llegar a este pueblo la sede del baile le fue cambiada a Hidalgo, al bar "La Carreta" que se ubica en la entrada del paraje turístico conocido como "El Potrero Chico".

En este lugar fue el último donde se les vio a los 17 integrantes de esta agrupación que a la postre aparecerían muertos en el fondo de una noria, noticia que corrió como reguero de pólvora, puesto que uno de los integrantes, de manera sospechosa y aun no esclarecida por las autoridades, logró escapar dando aviso de los lamentables hechos.

Las investigaciones se iniciaron en el bar "La Carreta", donde fueron encontradas algunas pertenencias de los músicos como micrófonos, partituras y algunos instrumentos con los que amenizaban aquella trágica noche.

Las autoridades siguieron con las investigaciones hasta que lograron ubicar el sitio donde fueron arrojados los cuerpos después de ser ejecutados uno a uno, tras interrogar al único sobreviviente del multihomicidio que luego sería adjudicado al Cartel del Golfo de acuerdo con las declaraciones de Jorge Domene Zambrano, vocero del Gobierno de Nuevo León.

Las voces de los familiares se alzaron para pedir justicia por la muerte de los músicos que llegaron a tocar en varios lugares donde se registraban balaceras, levantones y ejecuciones, como La Eternidad, el salón Dorado en la zona norte de Monterrey y el bar Internacional en el centro de Monterrey.

A casi un año de ocurrido el artero crimen contra los músicos, hay ya varias personas detenidas y procesadas por estos hechos, sin embargo no se ha esclarecido aun quien fue el autor intelectual y lo que motivó a que fueran asesinados de esta manera.

Entre las personas que ya han sido detenidas están presuntamente autores materiales de los asesinatos que ya han rendido declaraciones en el proceso que se les sigue por estos hechos.

En el mes de febrero del 2013, las autoridades realizaron varios operativos en el municipio de Hidalgo, asegurando a 10 personas para ser investigadas por la masacre de los músicos, sin dar información si entre los investigador estaba alguno de los responsables.

Mientras que en el mes de abril fue detenido Eruviel Garza Luna de 21 años apodado "El Eru", quien presuntamente participó como halcón en el crimen de los integrantes de la agrupación de música colombiana, quien luego aparecería muerto bajo circunstancias que siguen siendo un misterio, esto en el penal del Topo Chico.

Luego fue detenido Edgar Alberto de la Garza, señalado también como uno de los principales involucrados en el polémico caso, mientras que en el mes de noviembre fue asegurado Oziel Barca apodado "La Borrega", quien se presume sea el autor intelectual del asesinato de los músicos.

Sin embargo, dentro de las investigaciones, las autoridades no han dado con el paradero de José Isidro Cruz Villarreal apodado "El Pichilo", quien habría contratado al Kombo Kolombia para la tocada en el municipio de Hidalgo, señalado por algunas fuentes como el jefe de la plaza de dicho municipio para el grupo de Los Zetas, lugar donde es originario y donde se "escondió" después de fugarse del penal de Apodaca, durante aquella masacre donde murieron 44 internos del penal y se fugaron más de 30 reos.

Alberto Vásquez