11 de mayo de 2013 / 01:34 a.m.

Investigado por supuesto amaño de partidos, el Levante volvió a presentar un once sin algunos veteranos ilustres pero plantó batalla, sumando su 42da unidad que, prácticamente, le asegura la salvación pues clasifica 12do cuando le restan tres partidos por jugar.

La igualdad en el duelo por la 35ta fecha dejó al Zaragoza con ocho unidades menos, a solo dos de la zona del descenso.

El Barcelona, líder de la clasificación con 88 puntos, podría coronarse campeón el sábado sin jugar, en caso de que el Real Madrid, segundo con 77 unidades, no consiga la victoria en su visita al Espanyol.

Pero, independientemente de cuál sea el resultado contra los blanquiazules, el Barsa sellaría matemáticamente su 22da liga si vence el domingo en cancha del Atlético de Madrid.

El Levante inició el partido con gran intensidad, un tanto anulado por fuera de juego de Robert Acquafresca y posterior volea desviada del goleador italiano, más dos cabezazos con peligro de un Pedro Ríos hiperactivo.

Pudiendo alcanzar el descanso en ventaja, los "granotas" vieron como el panorama cambiaba radicalmente en la segunda mitad con la expulsión del local Pape Diop por una entrada peligrosa sobre Víctor Rodríguez.

La superioridad numérica y el renovado sentido de urgencia empujaron al Zaragoza, que rozó el gol en un centro de José Fernández que el defensa David Navarro desvió hacia el arco, salvando en última instancia el costarricense Keylor Navas.

El Levante también pudo marcar en un cañonazo de Vicente Iborra en tiro libre que por poco esquivó la cruceta y, finalmente, lo mereció en un cabezazo del propio mediocampista que repelió, ágil de reflejos, Roberto Jiménez.

Pese a ello, Rubén Rochina protagonizó la última ocasión para el Zaragoza con un zurdazo que sacó como pudo Navas, y los locales acabaron con nueve por la expulsión de Pedro López.

AP