26 de octubre de 2013 / 01:37 a.m.

El brasileño nacionalizado español Diego Costa pasó de ser un desconocido en su país de origen a un quebradero de cabeza para el seleccionador Luiz Felipe Scolari, quien apenas le había tenido en cuenta antes de que su homólogo, Vicente del Bosque, declarara interés en el delantero.

Felipão incluso se ha visto forzado a precipitar su convocatoria, después de ser víctima de una broma radiofónica de la emisora española Cadena Cope, uno de cuyos humoristas se hizo pasar por el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, y le sacó una declaración jugosa: "si el Mundial fuera hoy, querría a Diego".

El jugador rojiblanco vistió la camiseta brasileña en dos amistosos el pasado marzo, contra Italia y Rusia, en los que jugó pocos minutos y una actuación discreta, por lo que Scolari no lo tuvo en cuenta para la Copa Confederaciones.

Los diez goles que lleva en la Liga española, que le colocan líder en la clasificación de goleadores, despertaron el interés de Del Bosque, que tiene derecho a convocarlo porque Costa nunca jugó un partido oficial con Brasil.

El jugador afirmó el pasado miércoles que ya ha tomado una decisión y se la ha comunicado a "la gente que lo tiene que saber", aunque todavía no la puede hacer pública, aunque su convocatoria oficial por parte de Brasil, le obligará a tomar partido en los próximos días.

El silencio de Diego Costa ante la convocatoria oficial de Scolari ha sido interpretado en la prensa brasileña como un signo inequívoco de que le dirá que sí a España.

Molesto con la "presión" de la selección española "sobre el jugador brasileño", Scolari anunció que enviará una carta a la FIFA mostrando su "descontento", aunque admitió que la decisión final es del jugador.

Pese al revuelo, Costa sigue sin ser muy conocido para la afición brasileña, ya que nunca jugó como profesional en la liga nacional, por lo que una posible actuación con Brasil en el Mundial causa cierta incertidumbre.

"¿Quién?", preguntó Xavier, un zapatero de Sao Paulo y "futbolero" declarado. "¿Scolari lo convocó? No sé quien es", reconoció a Efe.

Otros aficionados, que sí siguen la liga española, conocen a Diego Costa y afirman que les gustaría verlo con su país natal, aunque algunos le auguren un lugar en el banquillo, por detrás de Fred, el 'nueve' del Fluminense.

"Si finalmente juega el Mundial con Brasil se va a quedar en el banquillo", dijeron a Efe Norberto y Alberto, trabajadores de una empresa de telefonía y también forofos de la selección brasileña.

Para estos paulistanos, "Costa es puro marketing", un jugador "que ha salido de la noche a la mañana" y que, a su juicio, "no estará a la altura" en el Mundial.

La prensa local alaba las virtudes del delantero rojiblanco y cree que sí podría quitarle la plaza a jugadores como Alexandre Pato o Leandro Damião, en el caso de que se decante por Brasil.

"Tiene buen posicionamiento, sabe finalizar con las dos piernas y remata bien de cabeza", explicó a Efe Ramiro Fernández, editor de ESPN Brasil, quien prefiere a Fred.

"En España tendría más dificultad porque tienen más jugadores por posición y su figura está desaparecida en los medios de Brasil", analizó el periodista brasileño, quien apostilló que la delicada situación de Costa con la Canarinha se debe también a que "no cae bien a los brasileños".

Redacción