16 de mayo de 2013 / 02:19 a.m.

Anderson Silva, campeón UFC de peso medio es considerado como el peleador libra por libra más poderoso en el planeta, es comparado con Floyd Mayweather y Manny Pacquiao en el box y su éxito se extiende más allá de los límites de las Artes Marciales Mixtas, pero su momento había terminado y habló con los hermanos Nogueira para decirles que se alejaría de las peleas y estos se comprometieron a darle otra batalla.

Tras perder con Chonan llegó al final de su contrato con orgullo, y aunque era un respetable 3-2 en el ring y siempre competitivo, Silva creyó  que sus sueños estaban desapareciendo y se veía rápidamente en el olvido.

"Los hermanos Nogueira, son parte de mi familia", dijo Silva en UFC Fuel TV  en entrevista el martes por la noche.

""Me encantan estos chicos porque me ayudan a permanecer junto con mi sueño. Porque un día hablé con Rogerio y Rodrigo y dijé: Yo no más lucha hermano. 

"En ese momento Rogerio y Rodrigo hablaron conmigo y les dije que mi sueño se perdía, Rodrigo me habló, 'Hey, vamos a mi casa. Yo te ayudo. No se preocupe. Ven hasta aquí a entrenar juntos", relató Silva.

Silva fue a pelear un par de veces más para Rage Cage, una organización británica ya desaparecida, donde ocupó el campeonato de peso medio, antes de hacer su camino a la UFC y nunca mirar hacia atrás.

Silva ganó el título de peso medio de UFC en apenas su segunda pelea de la organización, y está invicto en el Octagon, ganando en sus 16 peleas. Su nombre está garabateado en los libros de registro de UFC.

A los 38 años de edad, Silva está entrando en un nuevo contrato a largo plazo con la UFC, está programado para pelear ante Chris Weidman en el UFC 162 en julio, y no muestra signos de querer irse ... gracias Rodrigo y Rogerio Nogueira.

MMDEPORTES