16 de marzo de 2013 / 07:48 p.m.

En La Ruana destruyeron las capillas que había en honor a Nazario Moreno

 

Buenavista Tomatlán.- A simple vista son altares construidos al pie de la carretera, pero estas capillas representan para los habitantes de La Ruana el poder y la impunidad que alcanzaron Los caballeros templarios en varios municipios de Michoacán.

"“Las construyeron para alabar a Chayo Moreno, cuando las pusieron le dijeron a la gente que su líder las mandó colocar como símbolo de amor y ayuda al pueblo"”, recordó Martín, integrante de la Policía Comunitaria de Felipe Carrillo Puerto.

Con los años, los altares de "“San Nazario Moreno"”, líder de Los Templarios, se convirtieron en un símbolo de poder y de odio al mismo tiempo.

"“Por eso las destruimos, ya no las queremos ver aquí, simbolizan la muerte, el sufrimiento, la extorsión que hemos sufrido miles de familias en la zona"”, dijo uno de los habitantes de La Ruana.

Con mazos y picos tiraron, hace un año y medio, el altar edificado en la entrada de Felipe Carrillo Puerto. "“Era tal nuestro odio e impotencia que llegamos y a puros mazazos la tumbamos”", recordaron.

El día que la destruyeron, también rayaron y balearon la leyenda que escribieron Los Templarios en la ermita.

“"La justicia sin poder está vacía, el poder sin justicia solo genera violencia, hay que ser fuerte para defender a los más desprotegidos"”, redactó el grupo delictivo en una de las paredes que aún yace destruida en el suelo.

“"Eran puras mentiras, nos hicieron creer que le harían un bien al pueblo pero lo único que pasó fue que empezaron a cobrarnos cuotas. La tortilla la subieron a 16 pesos el kilo, la carne hasta 100, ahí ya iba incluida la cuota"”, narró Sandra, habitante de Felipe Carrillo Puerto.

Derrumbar el altar fue la primera de una serie de acciones que tomaron los habitantes del municipio de Buenavista Tomatlán. Meses después se organizaron y formaron la Policía Comunitaria de La Ruana.

“"Ese fue el momento en el que decidimos levantarnos en armas, no sólo los hombres se organizaron, también las mujeres le entramos a este combate"”, dijo Sandra.

"“Ya estábamos hartos de tanta injusticia, por eso nos armamos para defendernos y morir en la raya”", señaló uno de los encapuchados que forma parte del grupo de autodefensa.

Armados y organizados, emprendieron el segundo golpe material a Los caballeros templarios. La primera semana de marzo recuperaron uno de los ranchos que hace cinco años robaron presuntos integrantes del grupo delictivo.

"“Ahora son los integrantes de la Policía Comunitaria los que están administrando el rancho, hace 15 días había 300 reses, ahora solo quedan 280 cabezas de ganado, la mayoría de los animales que se han llevado sirvieron para darle de comer al pueblo”", narró Telésforo.

"“Como ese rancho hay muchas casas que se robaron, hubo personas que los sacaron de aquí y se quedaron con sus viviendas, nos falta por rescatar muchos espacios pero poco a poco, con el apoyo de toda la gente y de las autoridades, recuperaremos lo más importante para todos nosotros la libertad"”, recordó Patricia.

MARCO ANTONIO CORONEL